Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El colegio ovetense de La Eria presume de accesibilidad: "Si alguien se caía teníamos que llevarlo a hombros"

El centro escolar estrena rampas, ascensor y aparcamiento sin barreras

La directora de La Ería, Inmaculada Arigita Rodríguez, y la directora general de Planificación e Infraestructuras Educativas, María Elena Arango, junto a su equipo, comprueban el resultado de las obras de accesibilidad. VALENTINA CIUCA

Los alumnos de La Ería recibieron el miércoles visitas del Principado por partida doble. A primera hora de la mañana la directora general de Planificación e Infraestructuras Educativas, María Elena Arango, se acercó, junto a su equipo, a revisar la recién terminada obra para mejorar los accesos del colegio. Más tarde, el viceconsejero de Infraestructuras, Jorge García, y la directora general de Ordenanza del Territorio, Sonia Puente, acudieron a los talleres dirigidos a involucrar a los estudiantes en la redacción de la nueva LOITA (Ley de Ordenación del Territorio en Asturias). Se podría decir que los más pequeños disfrutaron de unas jornadas plagadas de urbanismo.

Ya en la entrada, el centro pudo presumir de nueva apariencia gracias a los cambios realizados en aras de la accesibilidad: Escaleras convertidas en rampas de poca pendiente, parking para personas con movilidad reducida, baños adaptados y ascensor. Ahora, tanto en el interior como en el exterior de La Ería todo son facilidades para peatones y tráfico rodado.

“Es una maravilla. Antes, si alguien se caía teníamos que llevarlo a hombros”, rememoraba la directora, Inmaculada Arigita Rodríguez, señalando el asfalto donde antes había peldaños. Según explicaba, el colegio llevaba al menos cuatros años solicitando este cambio en la infraestructura y al fin cuenta con ello: “Además, las obras se han realizado con rapidez y sin interferir en la jornada escolar”. “Estamos realmente satisfechos”, aseguraba Arango, al finalizar este proyecto, que contaba con un presupuesto de 73.000 euros.

Los alumnos de quinto junto a Jorge García y Sonia Puerta Valentina Ciuca

Esto es solo el principio de un modelo de centro enfocado en el desarrollo y la sostenibilidad. Así lo demostraron los alumnos de quinto que en pasillos y aulas ultimaban los preparativos de los planos y murales que a lo largo del día enseñarían a García y Puente. En ellos ilustraban pasado, presente y futuro de La Ería. El cual imaginaban con paneles solares, carril bici y aun más espacio peatonal. Como hay que soñar a lo grande, realizaron el mismo proceso con un mapa de Oviedo, en el cual la valoración general fue positiva:_“Con el tiempo la ciudad ha mejorado”. Pero quedan mejoras por hacer, coinciden los nuevos expertos en materia de infraestructuras y edificaciones.

Compartir el artículo

stats