Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo, como un tiro en Oviedo: la ciudad vive su segundo mejor abril turístico de la década, con 4.500 viajeros más que 2019

“Somos el motor del turismo en Asturias”, dice el edil Quintana tras apreciar un aumento del 13,3% de visitantes frente a la caída del 11,5% de Gijón

Oviedo solo vivió en la última década un mes de abril con más visitantes y pernoctaciones que el de este año. Los datos desvelados esta semana por el Instituto Nacional de Estadística (INE) desvelan que la ciudad recibió el mes pasado unos 4.500 viajeros más que en el mismo periodo de 2019, cuando la pandemia del coronavirus todavía no había llegado a nuestras vidas. Si traducimos la cifra en porcentaje, el turismo ovetense creció en un 13,3% respecto al abril de hace tres años, lo que contrasta con la caída del 11,49% registrado por la ciudad vecina de Gijón. “Ya somos el motor turístico de Asturias”, celebra el concejal del ramo, Alfredo García Quintana, convencido de que “con el apoyo del resto de instituciones podemos contribuir a mejorar el futuro de la región”.

La capital asturiana no vivía un mes de Semana Santa con tanto poder de atracción desde 2017. Entonces visitaron territorio carbayón 42.232 personas que anotaron 85.529 pernoctaciones en los cuadernos de reservas de los hoteles de la ciudad. El mes pasado, gracias en gran medida a la celebración de la Oviedo Cup, que movilizó a miles de deportistas y familiares de todo el país, así como al turismo cultural y religioso, Oviedo atrajo a 38.838 personas y sumó 73.041 noches de hotel, las mejores cifras del último lustro.

Estas estadísticas evidencian una recuperación en la ciudad de un sector que todavía trata de sacudirse las deudas y pérdidas acumuladas durante casi dos largos años de restricciones. “Creemos que esto es un ejemplo de gestión eficaz y eficiencia que transmite optimismo y esperanza a un sector que lo ha pasado muy mal y que es fundamental”, apunta Quintana, negando que los números sean fruto de la casualidad. “Desgraciadamente, en este sector tremendamente competitivo, no hay milagros. La fórmula para conseguir resultados es el trabajo, trabajo y trabajo”, añade, dando por sentado que la organización de congresos, ferias y eventos deportivos empieza a dar sus frutos.

Aunque la crisis del coronavirus supuso un duro golpe, las estadísticas turísticas ya venían cayendo en el mes de abril en los últimos años. Bien es cierto que en 2018 llegaron 37.389 turistas a pesar de que la Semana Santa cayó en marzo, pero también lo es que en 2019 los 34.275 visitantes recibidos evidenciaron un preocupante cambio de tendencia del sector tras el año de récord que fue 2017.

De lo reflejado en las bases de datos del INE se desprende la consolidación de Oviedo como un destino preferente para el turismo nacional, así como un importante despegue del turismo internacional, que hasta hace unos meses continuaba siendo escaso debido a las restricciones existentes en otros países, así como la reticencia a los viajes internacionales. Las 32.283 personas llegadas de otros puntos del país a la ciudad el pasado mes se quedaron a un paso de los 33.311 venidos en 2017. Sin embargo, los 6.555 viajeros de otros países de este año todavía están lejos de los 8.921 extranjeros que se acercaron a la capital asturiana en abril de hace cinco años.

Aunque resulta casi imposible repetir las cifras del último mes, el Ayuntamiento confía en que el mes de mayo vuelva a arrojar unos datos mejores que las del mismo mes del último año previo al inicio de la pandemia. La organización de congresos, ferias, pruebas deportivas y la cada vez más numerosa llegada de excursiones de otras comunidades autónomas y países hacen ser optimista a un Alfredo García Quintana que califica de “muy buenos” los números acumulados en lo que va de año.

Entre el 1 de enero y el 30 de abril de 2022 pasaron por Oviedo 214.000 turistas, un 9,17% más que en el mismo periodo de 2019, cuando la cifra acumulada fue de 196.482. Todo lo contrario que en Gijón, donde en los cuatro primeros meses de este ejercicio suman 171.050, quedándose lejos de los 189.650 de hace tres años, lo que se traduce en un desplome del sector del 9,81% que no hace más que evidenciar el título de motor turístico regional que Quintana atribuye a la ciudad carbayona.

Compartir el artículo

stats