Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Catedral, templo de la fe madura

San Salvador acoge una multitudinaria celebración con siete bautizos y más de 270 primeras comuniones y confirmaciones de adultos

El arzobispo de Oviedo bautiza a uno de los asistentes a la celebración de los sacramentos. | F. Rodríguez

La Catedral evidenció a primera hora de la tarde de ayer que no hay edad para subirse a una vida de fe. San Salvador fue escenario de una multitudinaria celebración de iniciación a los sacramentos en la que no cabía un alfiler en los asientos del templo para seguir el bautismo de siete personas adultas, así como la primera comunión y confirmación de unas 278 personas más, llegadas de todas las parroquias de Asturias, excepto las del arciprestazgo de Pravia.

El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, cogió la batuta de los oficios de una jornada especial para la Iglesia asturiana, que califica de buena noticia la iniciación cristiana de casi 300 personas de diferentes edades y procedencias, que ayer encontraron en la Catedral el nexo común de su deseo de dar un paso decisivo en su fe cristiana.

Las imágenes más llamativas fueron la de las siete personas que decidieron recibir el bautismo por parte del prelado, que contó para la ocasión con la compañía de un nutrido grupo de religiosos, entre sacerdotes, seminaristas, diáconos y sacristanes.

El acto consistió en una eucaristía, en cuyo transcurso se llevaron a cabo la administración de los tres sacramentos con los que todos los participantes culminaron un proceso de catecumenado de entre uno y dos años litúrgicos, en función de si reciben solo la Confirmación o si también se van a bautizar y recibir la primera comunión. Un itinerario que han podido llevar a cabo y completar gracias al compromiso de un total de 30 catequistas.

Compartir el artículo

stats