Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cafca se despide con un emotivo homenaje al circo tras tres días con llenos de público

La Fundación de Cultura planea “exportar” los espectáculos producidos por artistas asturianos

Los payasos de «Bukraa Circus» llegan a la plaza de la Escandalera para «El Gran Final». | Miki López

En la última jornada de Cafca (Cultura, Arte, Familia, Ciudad Abierta), el festival de artes escénicas organizado por la Fundación Municipal de Cultura para disfrute de los niños y sus familias, hubo mucha música, títeres y performance y una emocionante despedida en homenaje al circo. Tras tres días de espectáculos prácticamente llenos, con los talleres con todas las plazas ocupadas y con un buen seguimiento de las actividades en la calle, Cafca, que cuenta con la colaboración de LA NUEVA ESPAÑA, llegó ayer a su fin en La Escandalera.

Fue allí donde llegaron, hacia las ocho de la tarde, los payasos de “Bukraa Circus” con “El Gran Final”, una tragicomedia en la que los protagonistas se reencuentran tras haber tenido que separarse por la guerra y que fue seguida por numeroso público, niños y adultos agrupados en torno a la céntrica plaza.

Xavi Lozano, en el Filarmónica, muestra cómo tocar una valla.

A lo largo del fin de semana los espectáculos del Cafca fueron esquivando la lluvia, que hubiera dado al traste con los programados al aire libre y no fue necesario suspender ninguno. El concejal de Cultura y presidente de la Fundación Municipal de Cultura, José Luis Costillas, reconoció estar “contento con la que es ya la tercera edición de Cafca, una apuesta clara por el público familiar, con una gran cantidad de asistentes y una gran calidad de todos los espectáculos”. Esa calidad que comparten las producciones propias, creadas por artistas asturianos expresamente para este certamen, han animado a la Fundación a intentar “exportar” esos espectáculos a otros municipios.

Blanko se deja pintar por los niños en Porlier.

Costillas cree, además, que el festival es “una actividad necesaria” y su deseo, aunque hay unas elecciones municipales de por medio, es que “haya una cuarta edición: yo lo dejaré todo atado para que siga”.

El de ayer fue un día con mucha oferta musical. Por la mañana, en el teatro Filarmónica, Bufa&Sons presentó nuevo espectáculo, “Quotidiafonismos”, con Xavi Lozano demostrando que es posible extraer música de cualquier objeto. Acompañado por Marc Vila, a la batería, y Guillem Aguilar, al bajo, lo hizo con una valla de obra, con una escalera, una silla, una manguera de jardinería, con botes de pastillas vacíos, hasta con una vieja rueda de la silla de ruedas que usaba su abuela –eso fue lo que contó, al menos– y un ladrillo –un reto que le lanzó un niño desde el patio de butacas y que ganó interpretado el “Blackbird” de los “Beatles” con él–. “El mundo está lleno de tubos y para mí fue muy importante descubrir que se podían hacer instrumentos musicales de viento con todos esos tubos: la flauta es un tubo, las trompetas, los clarinetes, los saxofones...”, explicó . Los tres músicos fueron revelando a lo largo del espectáculo algunos de sus secretos para convertir en instrumentos musicales los objetos más cotidianos.

Los actores de «La Chita Callando», durante «El violín mágico» en el Auditorio.

Por la tarde, en la sala de cámara del Auditorio, también hubo acompañamiento musical en “El violín mágico”, una de esas producciones propias, coordinada por Graciela Oliveira y estrenada este fin de semana, que al concejal de Cultura le gustaría “exportar”. La compañía “La Chita Callando” puso en escena, con varios actores locutando y otros tantos músicos acompañando la dramatización, la historia de Josa, un niño que con su flauta hace cosas prodigiosas que conviene no desvelar.

Otra de las atracciones del día fue Blanko, un extraño personaje tras el que se esconde JOHNman, uno de los artistas de estatuas vivientes más populares de Alemania. En Porlier, donde apareció de blanco inmaculado, invitó a la gente a que usaran la pintura y los pinceles que había dispuesto por la plaza para colorearle.

Compartir el artículo

stats