Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La administración de Salesas, en Oviedo, en busca del ganador de los 210.000 euros de la Primitiva

“Es una alegría, pero no tenemos idea de quién puede ser el agraciado”, señala la encargada

Clientes pasando junto al cartel de premio del domingo. | Miki López

La mañana del lunes fue un trajín constante de gente en la administración de loterías del centro comercial Salesas. A los clientes que habitualmente suelen acudir a comprar sus participaciones en los diferentes sorteos se sumaron muchos curiosos, más o menos discretos, que se dirigían a los responsables de la oficina de loterías con la misma pregunta: “¿ya apareció?”, se escuchaba una y otra vez con la intención de desenmascarar al afortunado que el pasado sábado resultó ganador de 209.000 euros correspondientes a un premio de segunda categoría de La Primitiva.

Tras la jornada dominical de descanso, los empleados de la administración llegaron a trabajar el primer día de la semana con una sonrisa en la cara. “Es una alegría siempre dar premios de este calibre”, declaró Yolanda Álvarez, encargada del establecimiento, que incluso antes de formularle la pregunta ya respondía motu proprio. “No tenemos ni idea de quién puede ser, pero sospechamos que ya habrá ido por su cuenta al banco a cobrar”, conjeturaba la mujer, dejando abierta una puerta a que alguno de los incondicionales del negocio les diese una sorpresa un día de estos. “No descartamos que alguien se ponga a comprobar el billete y se entere aquí mismo”, añadió la lotera.

Lo de repartir suerte no es novedad en esta concurrida oficina de Loterías. Aunque nunca llegaron al nivel del reciente premio vendido por la administración Gallo de Oro de casi 12 millones euros del Gordo de la Primitiva del pasado 12 de julio, del que resultó agraciado un nonagenario viudo que ya ha repartido el premio entre sus hijos y nietos, de Salesas salieron varios premiados con cantidades considerable en los últimos años. “Justo hace un año dimos un premio de 30.000 euros de la Lotería, pero también dimos uno de 283.000 de la bonoloto en febrero de 2021 y uno de un millón de euros del Euromillón en 2018”, enumera Álvarez entre los éxitos más recientes de su punto de venta.

Sobre los detalles de la apuesta ganadora, ni rastro. Como ya ocurriera con el premio de hace un par de semanas expedido en El Cristo, desde Loterías guardan mutismo absoluto sobre las posibles pistas para dar con el premiado. “Antes se daba algún detalle, pero ahora con la protección de datos son muy escrupulosos”, indican los trabajadores de la administración que, desde el sábado, nada más conocer que habían vuelto a repartir la suerte en Oviedo, comenzaron a realizar sus particulares porras sin llegar a ninguna conclusión clara.

Oficina concurrida

Al tratarse de una administración ubicada dentro de un Centro Comercial existen muchos clientes de paso, incluso turistas y por lo tanto es difícil saber si el premio se quedó en Oviedo o viajó a algún otro lugar de Asturias, o incluso de España. Un enigma que supone una insatisfacción para los clientes más curiosos. “Lo único que tengo claro es que no me tocó a mí”, proclamaban los clientes desengañados tras comprobar sus boletos.

Para los despistados, desde la administración de loterías recuerdan que la combinación ganadora del cuantioso premio vendido en la céntrica administración está formada por los números 2, 4, 12, 21, 40 y 45. El número complementario fue el 46 y el reintegro, el 3.

Compartir el artículo

stats