Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baladrón, emocionado al recibir la medalla de oro de la Cámara: "Nunca pensé llegar hasta aquí"

Paniceres pone al facultativo como ejemplo de "excelencia educativa" y llama a apostar por "el sector emergente de la formación de talentos"

20

Por la izquierda, Carlos Paniceres, Alfredo Canteli, Jaime Baladrón, Pablo Fernández, Luis Antuña, Tomás Villacampa y Alfonso López Muñiz, ayer, antes del acto de la entrega de la medalla de oro de la Cámara de Comercio de Oviedo a Jaime Baladrón. | Juan Plaza Miki López

Desbordando humildad, quitándose todo tipo de méritos y precisando de unos segundos para tragar saliva en las dos ocasiones en las que hizo referencia a los suyos. "Lo importante no es el trabajo, son la familia y los amigos", dijo conteniendo las lágrimas el fundador y director del Curso MIR Asturias, Jaime Baladrón, con motivo del acto de entrega de la medalla de oro de la Cámara de Comercio de Oviedo del año 2020, cuya entrega se tuvo que postergar hasta este martes con el Colegio Oficial de Médicos como escenario. "Nunca pensé llegar hasta aquí y menos en este lugar, donde empezó todo", declaró el homenajeado.

El presidente de la entidad cameral, Carlos Paniceres, copresidió el acto junto a su homólogo del colegio de Médicos, Luis Antuña, subrayando las cualidades de un galardonado, al que puso como ejemplo del impulso de la "excelencia educativa" en Asturias con "un modelo con el que transmite valores de trabajo, esfuerzo y compañerismo". En su discurso, Paniceres hizo un llamamiento a apostar "por el sector emergente de la formación de talentos", del cual, sostuvo, "el centro de alto rendimiento" del Curso MIR creado por Baladrón en 1988 es un claro ejemplo.

El empresario reivindicó el espíritu de Baladrón para llevar a buen puerto el plan de la Cámara "Engrandecer Asturias" con el que el colectivo empresarial pretende generar en los próximos años 50.000 puestos de trabajo y reforzar el crecimiento del PIB asturiano en un 10%. Para ello considera necesario apostar por proyectos como el del cirujano maxilofacial o la Academia 42, modelo de formación disruptiva de la Fundación Telefónica para cuya instalación en Asturias está trabajando la Cámara.

Además de Paniceres, el homenaje contó con la intervención del consejero de Salud, Pablo Fernández, que habló desde los sentimientos sobre un Curso MIR del que fue alumno a principios de los noventa. "Jaime Baladrón nos ayudó a muchos médicos a conseguir nuestro sueño", indicó el representante del gobierno regional, subrayando que cuando finalice su trayectoria política y vuelva a ejercer su "vocación", el retorno le llenará de felicidad.

Fue el oftalmólogo, subdirector del Curso MIR y sobre todo amigo de Baladrón, Tomás Villacampa, el encargado de realizar su glosa. Para ello, además de realizar un exhaustivo repaso como brillante médico y formador de médicos, desveló algunas de las pistas para saber cómo su colega de profesión se devuelve en las distancias cortas. "Una de sus frases favoritas es la de que, si la suerte viene a verte, que te pille trabajando", comentó con humor a la par que proyectaba en una pantalla gigante imágenes del galardonado cuando era bebé, de joven con su mujer, Cristina Laborda de Campoamor, o con sus tres hijos: Jaime, Carlos y Carmen, todos ellos presentes. "Pese a todos sus logros, yo definiría a Jaime como una persona buena y preocupada por los demás", destacó.

En la faceta docente, Villacampa puso negro sobre blanco las cifras que evidencian el éxito conseguido por el proyecto del que forma parte como subdirector y profesor. "Desde 1988 pasaron por el curso 47.000 médicos y el 80% consiguieron plaza MIR", reivindicó ilustrando para ello varias publicaciones de LA NUEVA ESPAÑA, entre ellas una del pasado 10 de febrero en la que este diario adelantó la compra de la academia por parte de la Universidad Alfonso X.

A continuación, Baladrón tomó la palabra y, lejos de apuntarse tantos, dio todos los méritos a sus profesores, y los alumnos "que se dejan las pestañas y sufren mucho" preparando las pruebas. Además, tuvo un recuerdo para su abuelo. "El me inculcó la pasión por la medicina" y lamentó el tener que haber cerrado su clínica por el crecimiento de la academia.

El público asistente respondió al emotivo discurso con una sonora ovación en la que participó con entusiasmo el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Asturias, Luis Antuña. "Me produce una inmensa felicidad ver a un colegiado recibir un premio de este tipo", señaló el anfitrión de un evento en el que también participó el alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, quien prefirió dar el protagonismo al homenajeado, con el que unas horas antes descubrió la placa de la nueva calle Jaime Baladrón a escasos metros del hospital.

Compartir el artículo

stats