Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo lavado de cara del Campo, inminente, erradicará los daños en suelos y bordillos

Parques y Jardines invierte 113.000 euros en obras que durarán todo el verano e incluyen el lijado y pintado de los elementos oxidados

Pintada en el Campo San Francisco Irma Collín

Eliminar todo rastro de suelos hundidos y rotos, sustituir los bordillos convertidos con el paso de tiempo en una caravana de bloques desalineados y borrar todo rastro de óxido y mal aspecto en los elementos metálicos. Esas son, a grandes rasgos, las principales metas del nuevo lavado de cara encomendado por la concejalía de Parques y Jardines a la empresa Asturviesca. La inversión no es cuantiosa –unos 113.000 euros–, pero se espera que los resultados supongan un antes y un después estético para los 90.000 metros cuadrados del pulmón verde de la ciudad.

El proyecto se suma a otros tres paquetes de mejoras puestos en marcha en los últimos meses para continuar con una transformación iniciada a comienzos de mandato por el equipo de gobierno de Alfredo Canteli. A día de hoy, además de este inminente lote de mejoras estéticas, sigue en marcha la rehabilitación del kiosco del Bombé, actuación que ya ha permitido retirar el amasijo de andamios que afeaba el emblemático paseo de la parte alta del Campo, cuya finalización está prevista para las próximas semanas.

Entre los deberes autoimpuestos por el concejal del área, Gerardo Antuña, para los próximos meses, está la recuperación, en colaboración con Aqualia, de las fuentes del monumento a Clarín, la del segundo Angelín y la fuente del Neptuno, si bien esta última está pendiente de la culminación de las negociaciones con el Museo de Bellas Artes para acometer su retorno al corazón de Oviedo tras años de custodia bajo techo.

A ello hay que añadir el proyecto impulsado por la concejalía de Infraestructuras para renovar integralmente la iluminación pública del parque. La medida, incluida dentro de un macrocontrato de 3 millones de euros para renovar las luces de varios barros, afectará a los más de 400 puntos de luz del Campo. De momento, las farolas del Bombé ya han sido sustituidas por unas más fáciles de desmontar y con bombillas de led, una tecnología que llegará progresivamente este año al resto de focos desplegados a lo largo y ancho del espacio público, dotado con 55.000 metros cuadrados de superficie verde.

Aunque el grueso de las actuaciones del nuevo contrato va ligado a la renovación de elementos rotos, hundidos u oxidados, la empresa adjudicataria prevé también la realización de mejoras tanto en la pista de skate como en el parque canino. Del mismo modo, se plantea la posibilidad de mejorar la accesibilidad entre los diferentes niveles el Campo, sustituyendo escaleras por rampas o por escalinatas menos verticales. El plan viene a completar los trabajos acometidos hace justo un año, cuando el Consistorio recurrió a un contrato menor para rehabilitar más de 200 metros de bordillos del Campo con mayores daños.

El nuevo plan para el Campo no llega sin embargo solo. El contrato incorpora un segundo lote con un importe de 220.000 que se repartirán para financiar obras en otros tres parques municipales. En el Purificación Tomás se modernizará el vivero municipal, se procederá a la demolición parcial del kiosco, se instalarán aparatos de gimnasia, además de acometer la reconstrucción del muro de contención del camino.

En el parque de Invierno, el dinero inyectado permitirá reparar los elementos dañados de la pista de patinaje, mientras que en la calle de Los Rosales, en el barrio de Guillén Lafuerza, se prevé construir en los próximos meses un camino de hormigón sobre zona verde para favorecer el tránsito de los vecinos hacia unas zonas verdes municipales cercanas.

Gerardo Antuña: "La mejoría del Campo es un termómetro de lo bien que estamos trabajando"


La transformación del Campo San Francisco durante los últimos años a través de varios pequeños proyectos es un reflejo de las mejoras experimentadas en Oviedo bajo el mandato de Alfredo Canteli. Al menos esa es la teoría defendida por el concejal de Parques y Jardines, Gerardo Antuña, visiblemente satisfecho tras sacar adelante el contrato que permitirá una nueva batería de mejoras en la joya natural del centro de la capital. "La mejoría del Campo es un termómetro de o bien que está trabajando el equipo de gobierno en la ciudad", indica el concejal. Antuña defiende el trabajo continuado y sostenido realizado por parte del ejecutivo municipal para ir progresivamente recuperando el esplendor que al principio de mandato se encontraba con las fuentes apagadas, el kiosco del Bombé envuelto entre un montón de andamios deteriorados y algunos emblemas como el aguaducho, en total estado de abandono. "Seguimos mejorando el Campo para reafirmar nuestro compromiso con esta parte de la ciudad", sostiene, subrayando que las inversiones del área van más allá del céntrico enclave y también traerán importantes mejoras en otros puntos como el Parque de Invierno o el Purificación Tomás. Antuña se puso como deberes para el presente mandato mejorar la atención de los parques y dar a conocer sus bondades. Para este segundo objetivo, su área organiza todos los jueves y domingos visitas guiadas por el arqueólogo Alfonso Fanjul al Naranco, el bosque de La Zoreda y los Jardines de la Rodriga, donde el Ayuntamiento está financiando una excavación arqueológica.

Compartir el artículo

stats