El Ayuntamiento de Oviedo retirará los escombros de las obras para construir el nuevo aparcamiento en Río Orlé, en Ventanielles, y echará zahorra para igualar el firme mientras se licitan de nuevo los trabajos. Ese es el compromiso que este lunes transmitieron el alcalde, Alfredo Canteli, y el primer teniente de alcalde, Nacho Cuesta, durante un encuentro con los vecinos de la calle.

Las obras en Río Orlé se dirigían a reorganizar esa calle y la vecina de Río Sella, incluyendo la creación de 85 nuevas plazas de aparcamiento. Adjudicada el pasado noviembre por algo más de 351.000 euros, las obras comenzaron en diciembre, pero la empresa adjudicataria paralizó la actuación en enero. El incremento de costes a consecuencia de la crisis de inflación llevó a la empresa a pedir un aumento del presupuesto, lo que finalmente derivó en la ruptura del contrato, y en los últimos meses los vecinos habían denunciado en diversas ocasiones la aparición de ratas en las zonas afectadas por la intervención frustrada.

Canteli y Cuesta, que acudieron a Ventanielles acompañados por el Director General de Infraestructuras, Edificios y Servicios, Ignacio Ruiz Latierro, explicaron a los vecinos la problemática asociada a la salida de la empresa adjudicataria y anunciaron su intención de sacar la obra de nuevo a licitación, algo que podría ocurrir, si no hay ningún contratiempo, a finales de este mismo año. Entre tanto, los técnicos municipales retirarán los restos de la obra, limpiarán la zona y echarán zahorra para tapar los agujeros derivados de la intervención e igualar el firme.

Durante la visita, Canteli y Cuesta también hablaron con los vecinos de las obras del nuevo centro social de Ventanielles, remarcando que con el ajuste de altura incluido en el proyecto el edificio no quitará luz a los residentes. La construcción del edificio, que doblará en metros cuadrados al actual, está presupuestada en 3 millones y comenzará en otoño.