Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva campaña en el yacimiento de La Estaca investigará una calzada romana

El equipo que dirige el arqueólogo Juan Muñiz prevé iniciar el 8 de agosto los trabajos, que durarán un mes y consistirán en dos sondeos

Arqueólogos y voluntarios, trabajando en el yacimiento de La Estaca, el año pasado. | Luisma Murias

Los arqueólogos volverán este verano a Las Regueras para seguir desentrañando el pasado romano del centro de Asturias. El yacimiento de La Estaca será objeto de una nueva campaña, dirigido por Juan Muñiz y que comenzará el próximo 8 de agosto. La estimación es que los trabajos duren un mes. Los dos sondeos se centrarán en dos zonas muy concretas: una estancia de la villa, anexa a una zona en la que en campañas anteriores se exhumaron numerosos restos, y una calzada detectada en 2013 y que ahora será objeto de un estudio específico.

En relación al sondeo de la calzada, Muñiz aclara que se trata de sacar a la luz la estructura para tratar de datarla y, a ser posible, confirmar su extensión y orientación, para ver hacia dónde se dirigía. En cuanto al segundo sondeo, se centrará en una estancia en el sector sur de la casa, en lo que supone una extensión lógica de los trabajos de 2021. La cantidad de materiales, principalmente cerámicos, recuperados en las dependencias de esa zona de la villa resulta muy relevante para los arqueólogos, ya que estas piezas permite acotar cronológicamente las etapas de ocupación de los yacimientos.

Como en las campañas anteriores, esta nueva actuación en el yacimiento de La Estaca está financiada por la Asociación Amigos de la Villa de San Martín de La Estaca, que mantienen abiertas sus cuentas para recibir donaciones de aquellos mecenas interesados en contribuir económicamente para garantizar la continuidad de las excavaciones. Además, y como ha sido norma en el resto de campañas, los interesados también podrán visitar el yacimiento en el tramo final de los trabajos de este verano.

Edificado, por lo que se sabe, en torno al siglo III después de Cristo, el complejo de La Estaca cobró notoriedad en 2018, cuando el equipo liderado por Juan Muñiz exhumó un espectacular mosaico, el segundo que aparecía en la zona, pues en 1958 había aparecido otro, que se conserva actualmente en el Museo Arqueológico.

El apoyo vecinal ha permitido a los arqueólogos continuar con las excavaciones en estos años, haciendo campaña tras campaña descubrimientos que apuntan a que La Estaca era la residencia de una familia poderosa en la época. Su localización, próxima a un nudo de comunicaciones, y la naturaleza de los restos ya recuperados apuntan a esa conclusión.

El mosaico descubierto por Muñiz en 2018 vio reforzada meses atrás, en concreto en marzo de este año, su relevancia por un hallazgo inesperado: la aparición durante unas obras en Londres de otro mosaico similar al asturiano, fechado entre los siglos II y III de nuestra era. "Son dos mosaicos muy similares. Probablemente sean vestigios de una moda, que se habría impuesto en Roma y 50 o 60 años después llegaría a las zonas periféricas del Imperio, como era la Península Ibérica. Eso explicaría la similitud entre ambos mosaicos", explicaba, tras el hallazgo, Juan Muñiz. Se trata, en cualquier caso, de un indicio más de la relevancia del yacimiento de Las Regueras.

Compartir el artículo

stats