Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El retraso en las obras del Corredoria Arena desespera a los clubes que lo usan

l El Ayuntamiento afirma que los trabajos para tapar goteras empezarán ya | El Bádminton Oviedo dice que perdió la organización de varios torneos

El polideportivo Corredoria Arena, con la pista cubierta de cubos para recoger el agua. | Irma Collín

Al club Bádminton Oviedo le tocaría organizar este año la copa Iberdrola femenina. Un torneo nacional que enfrenta a una docena de equipos de toda España. Serían más de un centenar de participantes. Pero el equipo tiene aún su casa patas arriba. O más bien, tiene el tejado hecho un desastre, con lo que tiene miedo de quedarse sin organizar el torneo, como ya les ocurrió el año pasado. Por idénticos motivos. Su casa –el lugar en el que deberían de jugar sus partidos, el Corredoria Arena (un polideportivo en forma de una enorme caja negra) sufre desde hace tiempo un grave problema de goteras debido a las grandes lucernarias de sus techos que no solo filtran la luz, también el agua. Tras varios amagos de paralización de las obras, el Ayuntamiento consiguió sacarle el compromiso a la adjudicataria de estos trabajos de arreglar estas goteras y dejar una reforma mucho más integral y más costosa para más adelante, para el año que viene. Será una nueva intentona.

Luis Pacho, concejal delegado de distritos y edificios, asegura que, tras varias semanas de espera, la compañía recibirá hoy mismo el material que le faltaba para acometer con garantías los trabajos. Se trata de unas placas con las que contener a las goteras. Hace tiempo que tienen preparada ya la red asfáltica, aún por desplegar. «El edificio tiene un problema de habitabilidad», resume Pacho, «ahora la prioridad es que pueda volver a usarse». El inmueble tiene varios inquilinos. Uno es el club de bádminton y el otro es el de gimnasia rítmica que entrenaban y competían bajo las lucernarias del Corredoria Arena. Ahora, como si fueran unos nómadas, han tenido que ir reubicándose en otros polideportivos del concejo. Pero no es lo mismo, aseguran.

Un torneo de bádminton.

La previsión que tiene la compañía encargada de la reparación es que, una vez recibido el material, podría ponerse manos a la obra en solo unos días. Probablemente, podrían comenzar a tapar los agujeros del polideportivo el viernes de esta semana o el lunes de la que viene. Si se cumplen esos plazos, para finales de agosto el polideportivo podría volver a quedar utilizable. «Luego la intención es la de lanzar un proyecto con una reforma más integral para el año que viene, para 2023», asegura, «ahora la prioridad es que el edificio pueda volver a tener uso porque allí juegan equipos que son muy importantes».

Uno de ellos es el Bádminton Oviedo que llegó a ser campeón nacional en varias ocasiones. «No sé si será porque llevamos todo el año jugando fuera de nuestra casa, pero este año hemos estado a punto de jugar el play off para no bajar», asegura César González, director técnico del equipo ovetense. Ahora, los partidos de liga los juegan a unos cuantos kilómetros de distancia de La Corredoria, en el polideportivo municipal de Tudela Agüeria. Y entrenan unos días en el de Pumarín-Teatinos (el que está cerca del centro comercial de Los Prados) y otros en el Yago Lamela de La Corredoria. Pero en el segundo no tienen la luz adecuada para sus partidos de liga, y el primero suele tener otros inquilinos los fines de semana; así que los partidos tienen que disputarlos a bastante distancia de lo que consideran su casa. «Es un lío porque tenemos que guardar el material en tres polideportivos diferentes», apunta González.

Un torneo de gimnasia rítmica.

Ahora, los integrantes del club están de vacaciones, pero la pretemporada comenzará el 1 de agosto. Aún no saben exactamente dónde. «Estamos esperando que nos llamen para decirnos dónde tenemos que ir», asegura. Por el momento, las cuentas no salen. Al menos, para la pretemporada. Pero esperan que para el torneo de la Copa Iberdrola todo esté ya listo. De hecho, la Federación Española de Bádminton ya anuncia a través de su web este torneo que, resalta, tendrá lugar en Oviedo entre el 30 de septiembre y el 2 de octubre. Y lo presenta como «el máximo evento femenino del bádminton español». No solo eso, el club cuenta también con que su antigua casa vuelva a estar habitable pronto y pretende organizar otro torneo nacional para el mes de octubre que reuniría en el barrio de La Corredoria a unos 150 deportistas.

Las obras deberían llevar ya unos cuantos meses hechas y entregadas al Ayuntamiento pero, al comprobar la magnitud de los trabajos, la empresa concesionaria se echó para atrás, con lo que el contrato tuvo que volver a ser redactado y sacado a concurso. Todos aguardan por una solucion.

«Hay mucha gente que se nos ha ido, que ha dejado de jugar», lamenta el equipo de bádminton


La mudanza a la que se han visto sometidos los miembros del club Bádminton Oviedo por culpa del retraso en las obras del polideportivo del Corredoria Arena, donde jugaban sus partidos en casa, les ha provocado también una merma en su número de jugadores. Así lo destaca César González, director técnico del equipo ovetense. «Ha habido mucha gente que se nos ha ido», lamenta. No obstante, todavía mantienen un elevado número de federados, unos 150. «Siempre decimos que a nosotros nos han tocado dos pandemias, la sanitaria y ahora la de las obras», asegura González. No pierden la esperanza y esperan poder volver este mismo verano a la que hasta no hace mucho había sido su casa, para poder ir remontando su actividad y volver a luchar por ganar campeonatos nacionales.

Compartir el artículo

stats