La recuperación del kiosco de música del Bombé, en el Campo San Francisco, entra en su recta final esta semana, con la vista puesta en una reinauguración del templete a finales de mes, dentro de dos semanas.

Esa era la previsión inicial en el Ayuntamiento cuando se iniciaron, de nuevo, los trabajos de restauración de la estructura de Juan Miguel de la Guardia inaugurada en 1888 y esa es, también, la idea que se mantiene ahora, una vez que ya se han retirado los andamios del interior, las estructuras principales ya están pintadas y solo queda finalizar el trabajo de albañilería en el suelo y el ornamental en las partes superiores.

Ese último detalle es, precisamente, el que podría demorar un poco más el remate de la restauración, ya que los elementos decorativos de los frontones, unas cara de angelotes, están pendientes de finalizar su fabricación en una empresa francesa especializada.

Cuando lleguen estos elementos, se terminarán de montar los frontones y, junto a ellos, se procederá también a rematar los aleros, de los que se colgará el lambrequín original que lo decoró durante sus primeros años de andadura y que se retiró a comienzos del siglo XX para dar un acabado más esbelto a la estructura.

La obra de rehabilitación del kiosco del Bombé se ha convertido en todo un símbolo de los problemas de tramitación que lleva padeciendo el Ayuntamiento en los últimos años. En el caso concreto del kiosco de Juan Miguel de la Guardia, el proyecto para recuperarlo data de 2013 y los primeros trabajos para mejorarlo, cuando se instalaron los andamios y se valló la estructura, comenzaron en verano de 2014. Desde entonces, las obras quedaron paralizadas por problemas de las contratas implicadas inicialmente. Sucesivos concursos para licitar que los trabajos se volvieran a poner en marcha fracasaron debido a un presupuesto poco atractivo para las empresas hasta que finalmente los trabajos se adjudicaron a finales del año pasado. Ahora, pasados ocho años desde la puesta en marcha del proyecto, quedan solo dos semanas para que el kiosco vuelva a ser y a funcionar como lo que fue.