Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte contra los elementos

La Compañía Garrapete improvisa un concierto tras verse obligada a suspender su espectáculo por la lluvia

La Compañía Garrapete improvisando ayer su concierto en el Fontán. | Marta Agulló

Los niños de Oviedo querían música y la Compañía Garrapete les compensó con un concierto improvisado, ya que no les pudieron ofrecer su espectáculo "Crescendo" debido a la lluvia que ayer, a última hora de la tarde, cayó sobre Oviedo. Aunque las previsiones anunciaban chubascos, la tarde avanzaba y parecía que la capital iba a esquivar la tormenta. El equipo de montaje de "Crescendo" apostó por ello y preparó toda la instalación. Pero cuando faltaban apenas unos minutos para el inicio del show, y con numerosas familias cogiendo sitio en la plaza Daoiz y Velarde, rompió a llover.

En esas circunstancias, era inviable hacer "Crescendo", el espectáculo programado, que combina clown y música bajo la dirección de Pablo Ibarlucea, y con dos extravagantes músicos combinando arte y humor. Una receta de éxito seguro pero que no se puede servir pasada por agua. El espectáculo quedaba suspendido, pero los miembros de Garrapete no iban a dejar que su público se fuese de vacío. Así, los dos intérpretes improvisaron un concierto en los soportales del Fontán, mezclándose con los niños y adultos que habían acudido a ese enclave para verlos actuar. Un concierto adaptado a las circunstancias que fue muy celebrado por todos los asistentes.

Los niños agradecieron la entrega de los músicos acompañando con palmas cada tema. "Nos llevamos este rato para siempre en nuestros corazones, habéis sido un público maravilloso", aseguraron los intérpretes, al final de ese concierto inesperado y especial.

Compartir el artículo

stats