Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El conjunto histórico de Olloniego, cada vez más cerca de las mejoras

Infraestructuras encarga un proyecto que defina las reformas de la torre, el palacio y la capilla del enclave, declarado Bien de Interés Cultural

La torre y el palacio del conjunto histórico de Olloniego, en su estado actual. | Irma Collín

El Ayuntamiento de Oviedo ha encargado la redacción de un proyecto para acometer las mejoras de la torre, el palacio y la capilla incluidas dentro del denominado conjunto histórico de Olloniego. Este es el primer paso para dar luz verde a las reformas en la zona. No obstante, al tratarse de un espacio declarado Bien de Interés Cultural (BIC), cualquier obra acometida en este enclave debe tener la aprobación expresa de la Consejería de Cultura.

El plan para el conjunto de Olloniego es un proyecto que tenía en la mira, desde su llegada al Ayuntamiento, la concejalía de Infraestructuras que lidera Nacho Cuesta. En los presupuestos para este año se reservaron dos partidas: una para rehabilitar el puente y otra, a la que se da forma en este contrato, la recuperación del palacio. El objetivo es, fundamentalmente, adecentar y ayudar a la conservación del conjunto histórico de origen medieval que se encuentra junto al río Nalón. Dar solución al deterioro de la zona era algo que se venía persiguiendo durante varias legislaturas pero que hasta ahora nunca se había llegado a materializar. Declarado BIC en el año 1991, el conjunto está formado por el puente del río Nalón, dos capillas, la Torre de Muñiz y el Palacio de los Quirós.

El objetivo del contrato, por tanto, es disponer de una empresa que lleve a cabo la asistencia técnica que determine las obras que sería conveniente llevar a cabo en este espacio y la viabilidad de la restauración. En resumen, el documento que se elabore debe justificar, definir y valorar la necesidad de las reformas de la torre, palacio y capilla del conjunto histórico de Olloniego.

El puente, cuya rehabilitación se trata en un contrato específico. | Irma Collín

Los vecinos de la zona han reclamado durante décadas que se ponga remedio al abandono del conjunto, que tiene mucha historia detrás. Los primeros registros de este enclave datan del siglo XII, cuando el puente ya servía como ruta de intercambio comercial entre León y Oviedo. Tras el puente vino la construcción de la capilla románica de San Pelayo, y entre los siglos XIII y XVI se levantaron la torre y el palacio.

De ahí el gran valor singular que alberga este conjunto, ya que este complejo de edificaciones de origen medieval cuenta con una obra religiosa, una obra civil y una obra de ingeniería. Pero la desviación del río dejó huérfano al puente y como consecuencia el conjunto histórico cayó en el abandono. Algo a lo que ahora se le quiere poner por fin remedio.

El contrato aprobado por Infraestructuras tiene una duración máxima de seis meses, y servirá de base para analizar las actuaciones a llevar a cabo. El proyecto que se elabore debe describir las medidas necesarias para asegurar la estabilidad de fábricas y cubiertas. También definir y concretar las mejoras que se deben realizar en el interior del recinto y en el entorno más cercano con el objetivo de garantizar la correcta conservación y mantenimiento del conjunto.

El contrato para analizar todas las mejoras que se quieren llevar a cabo en el conjunto ha sido adjudicado a Valentín Arrieta Berdasco, que presentó la mejor oferta al Ayuntamiento con un presupuesto de 17.908 euros. La necesidad de llevar a cabo una contratación externa se debe a que los medios personales y materiales del Servicio de Infraestructuras son insuficientes para ejecutar un proyecto de esta envergadura.

La otra partida presupuestaria es la que persigue rehabilitar el puente medieval. Hace unos meses, el grupo Arqueos de la Universidad de Oviedo descubrió que el puente medieval tiene tres metros más de altura ocultos bajo el suelo. El proyecto de rehabilitación sumó entonces esa necesidad al proyecto que el área dirigida por Nacho Cuesta ya tenía en mente: desenterrar las vigas para devolverle su imagen original.

Compartir el artículo

stats