Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Del Campo al Naranco en bus descapotable: la nueva forma de hacer turismo en Oviedo

El servicio de itinerarios guiados por la ciudad conquista a turistas y vecinos: "Muchos carbayones se suben para divertirse y conocer mejor su ciudad"

La guía turística Ángeles Vázquez y el conductor Alejandro García, delante del autobús turístico. | Miki López

Un recorrido por el conjunto de Oviedo, del Campo al Naranco y vuelta, glosado con abundantes datos y anécdotas históricas. Ese es el servicio que ofrece el nuevo autobús turístico de Oviedo, que aporta una sugestiva introducción a la ciudad para los turistas. "La mayoría de los turistas se conforman con conocer la zona antigua y desconocen completamente la otra parte de la capital: el Oviedo más moderno y actual", explica Ángeles Vázquez, guía turística oficial del Principado de Asturias. Pero este nuevo servicio no solo atrae a los turistas: son muchos los asturianos que, en los pocos días que lleva en servicio (se inauguró el 1 de agosto) se han animado a disfrutar de la experiencia. "Muchos carbayones se suben para divertirse durante el viaje y conocer mejor su ciudad", añade Vázquez.

El autocar es llamativo, con los principales símbolos y monumentos de la ciudad impresos sobre un fondo azul. La parte superior de este vehículo de dos plantas es descapotable, permitiendo contemplar las principales calles y algunos de los lugares de mayor interés cultural de la ciudad desde una perspectiva más elevada. El itinerario comienza y finaliza en la calle Marqués de Santa Cruz y cuenta con numerosas paradas: Santullano, estación de Autobuses, estación del Norte, aparcamiento del Prerrománico o Calvo Sotelo, entre otras.

Las ibicencas Juana Tur y Juana Torres, en sus asientos.

Una de las principales ventajas es la posibilidad de subir y bajar las veces que se quiera durante el mismo día. "Lo hemos cogido esta mañana a las 11.00 horas cuando empezaba, es la segunda vez que subimos", cuentan Juan Cristóbal Jiménez y Ana María Herranz. Procedentes de Mallorca, afirman que no tuvieron mucho tiempo para preparar el viaje y ven el autobús turístico como una oportunidad para ver "más allá de las cuatro cosas típicas".

Esa flexibilidad a la hora de desplazarse y el gran número de servicios (pasa un bus cada hora entre las 11.00 y las 20.00 horas, excepto a las 15.00) son a juicio de los usuarios dos de los puntos fuertes de la iniciativa. "El hecho de que te puedas bajar, estar una hora a tu aire y volver a cogerlo es muy cómodo. Puedes ir a zonas más lejanas", señala la turista ibicenca Juana Tur. Son muchos los que aprovechan la parada en el aparcamiento del Prerrománico para visitar las iglesias de Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo y el monumento al Sagrado Corazón de Jesús. "Me ha sorprendido el desvío por la zona del Naranco, a la que no se me hubiera ocurrido ir paseando", comenta Juan Cristóbal Jiménez.

La visita está repleta de datos y anécdotas. La guía desgrana el origen de los barrios por los que pasa el bus, como el de Teatinos, llamado así por el antiguo monasterio en el que vivían monjes teatinos; o el de Vallobín, donde había un bosque repleto de lobos antes de ser urbanizado. También la procedencia del apodo "carbayón" proviene del roble antiguo y enorme, situado en la Calle Uría, que talado en el 1879 para organizar la vía. E incluso otras anécdotas ovetenses más cercanas pero igualmente sustanciosas, como que la reina Letizia cursó sus primeros estudios en el Colegio Público de la Gesta.

Juan Cristóbal Jiménez y Ana María Herranz, durante la visita. | Miki López

Como en toda visita turística, no faltaron los apuntes históricos tales como que la Junta General del Principado es un antiguo convento de San Francisco del siglo XIII; el año de llegada del primer tren a la Estación del Norte, que fue 1874; o que la antigua cárcel es la primera construida en España con una estructura panóptica: desde la cúpula se pueden ver al mismo tiempo todas las galerías laterales.

Y al final, no faltaron las recomendaciones, como las visita al Museo de Bellas Artes y el Museo Arqueológico de Asturias o la necesaria fotografía con Mafalda en el banco del Campo San Francisco. Ideas para que los turistas sigan profundizando en su conocimiento de la capital.

Compartir el artículo

stats