Nueva vida para el aparcamiento del polígono del Espíritu Santo. El equipamiento que fue, en su origen, una zona azul, de pago, y que no acababa de despegar, se ha convertido, desde que el Ayuntamiento aceptó cambiar a un modelo totalmente gratis, en una solución demandada por los trabajadores de la zona. Según fuentes municipales y tal y como confirman los empresarios establecidos en el Espíritu Santo, en la actualidad hay entre 60 y 70 vehículos al día en el aparcamiento, lo que supone casi la mitad de las 150 plazas ocupadas.

Además de la gratuidad, ha ayudado también el fin del teletrabajo en grandes empresas que trabajan en la zona, como el centro de llamadas de la empresa Orange, cuyos trabajadores son los usuarios principales de este parking. Según la asociación que coordina la gestión del polígono, las encuestas de satisfacción muestran una aceptación mayoritaria para este aparcamiento.

La situación ha cambiado mucho desde que el Ayuntamiento lo inauguró, hace algo más de un año. En los primeros nueve meses, la zona azual que regía allí tan solo recaudó 15,35 euros, lo que da la medida de los pocos vehículos (uno o dos) que utilizaban el equipamiento.

Los trabajadores no solo rechazaban el modelo de pago, sino que no entendían que ni siquiera se hubiera puesto en marcha un modelo reducido para los que tenían que desplazarse allí por motivos laborales. Después de los meses de verano, el polígono calcula que seguirá incrementándose el uso de este aparcamiento, hasta aproximarse al 100%.

En el polígono del Espíritu Santo trabajan diariamente unas 2.600 personas. Hacer un gran aparcamiento en la calle Dinamarca era una reivindicación histórica de la asociación de empresarios del área industrial. Cuando el Ayuntamiento acometió las obras, con una inversión de 200.00 euros, anunció que podrían ser el inicio de una reforma integral para reordenar el tráfico y aportar un poco más de confort a estos 428.282 metros cuadrados que acogen a las principales empresas de servicios del municipio.