Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos de Prado de la Vega proponen llevar la gasolinera al Espíritu Santo

"Esa instalación no pinta nada encajonada entre bloques de viviendas, en el polígono haría un mejor servicio", señala César González

Los manifestantes, ayer, ante la parcela donde se va a instalar la gasolinera. | Irma Collín

Los vecinos de Prado de la Vega mantienen el pulso para frenar la instalación de una gasolinera en el entorno de la plaza de la Enseñanza. Ayer, a última hora de la tarde, más de medio centenar de vecinos se concentraron junto a la parcela en la que se edificará la gasolinera, convocados por la asociación de vecinos de Prado de la Vega, "Distrito 3". Un éxito a ojos del colectivo, ante el inminente puente, y una ocasión también para compartir con los afectados la propuesta que la asociación quiere plantear al Ayuntamiento y a la empresa para frenar la instalación de la gasolinera: trasladar el equipamiento a una parcela municipal del polígono del Espíritu Santo.

El niño Martín Marcos, en la concentración. | Irma Collín

"Se trataría de hacer una permuta por la parcela del aparcamiento municipal del polígono, donde podría dar más servicio y tendrá mucho más movimiento de vehículos que aquí, donde la gasolinera estaría limitada a ser una gasolinera de barrio. Creemos que es una alternativa beneficiosa para todas las partes: para el Ayuntamiento, para la empresa y para los vecinos", argumenta César González, presidente de la asociación de vecinos.

Pese a que tratan de mantener alto el ánimo, los vecinos son conscientes de que el tiempo juega en su contra. González informó ayer a los afectados que la empresa ha pagado los avales y que la instalación de la gasolinera "parece inminente". Prometió, no obstante, que la asociación de vecinos hará "todo lo posible para paralizarla".

De hecho, el presidente de "Distrito 3" señaló que ya el 27 de abril se registró una petición para acceder al expediente para presentar unas alegaciones, pero critica que desde el Ayuntamiento no se les ha permitido acceder a la documentación. "Nos han dicho que la petición se extravió, cuando nosotros lo presentamos por registro telemático y tenemos los resguardos. La única solución que nos han dado es volver a pedirlo, pero hemos perdido muchos meses y necesitamos ver el expediente para que nuestro abogado pueda hacer el escrito de alegaciones", lamenta César González.

Según el colectivo vecinal, la ubicación de la gasolinera va en contra de los parámetros fijados por el Plan General de Ordenación por su proximidad a zonas habitadas y, además, vulnerables por haber muchos niños. "Quieren encajonar la gasolinera entre edificios de viviendas cuando aquí hay muchos niños, y sabemos lo nocivo que es el benceno. Este es un barrio joven, pero es que además en pocos metros tenemos guardería, colegio e instituto, no es el lugar adecuado", sostiene González. La asociación señala que en un radio "de entre uno y dos kilómetros hay siete gasolineras".

A la concentración asistieron también representantes de los partidos de la oposición en la corporación ovetense. Diego Garcés, secretario de transición ecológica del PSOE, puso el acento en que "encajonar una gasolinera entre edificios no parece la mejor solución". Ignacio del Páramo, de Somos, mostró su apoyo a las movilizaciones vecinales y reclamó al gobierno bipartito una posición más ecologista. Cristina Coto, de Vox, criticó la "opacidad" con la que el Gobierno ha llevado el proyecto, y afeó a Nacho Cuesta edil de Urbanismo) que plantease un cambio de usos de la parcela sin informar de la intención del propietario. Por último, Carlos Suárez, de Foro, tachó el proyecto de "aberración" y señaló que atenta contra veinte años de usos urbanísticos en el municipio.

Compartir el artículo

stats