Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuesta pide una obra "sin contratiempos" ante la vuelta al trabajo en Nicolás Soria

La maquinaria pesada llegará en septiembre y el apuntalamiento la semana próxima, aunque las obras en el puente ya se han retomado

Tráfico bajo el puente de Nicolás Soria, a comienzos de este verano. | Miki López 

"Esperemos que esta vez transcurra sin contratiempos y con la máxima agilidad para que pueda finalizarse en unos meses". Con su habitual tono conciliador pero con un punto de advertencia, Nacho Cuesta, primer teniente de alcalde y concejal de Infraestructuras, celebró el regreso al trabajo bajo el puente de Nicolás Soria, tal como le habían comprometido técnicos del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif ) días atrás. La ampliación del puente que da acceso a Ciudad Naranco, un permanente punto de embotellamientos, acumula en este último intento ya dos años de retrasos. El más reciente, por unos problemas de cimentación nunca aclarados que han tenido los trabajos detenidos los últimos meses. Ahora, el Adif señala la primavera del año próximo para entregar la obra.

En el plan de trabajo que los técnicos trasladan a la concejalía de Cuesta figuran los días inmediatos como los señalados para la retirada de una pantalla de carriles que se usó de protección en anteriores fases. Y será durante la próxima semana cuando comenzarán a preparar la cimentación del apuntalamiento que ha de quedar montado en el interior del puente. La maquinaria pesada, la encargada del micropilotaje, ha de llegar al lugar de las obras el 6 de septiembre para empezar su tarea de forma inmediata.

Para entonces, ya habrán entrado en vigor algunas de las medidas inevitables y que los técnicos del Adif trasladaron a Nacho Cuesta durante un encuentro que mantuvieron la semana pasada. Sería a finales de este mes cuando se proceda al corte del carril de subida a Ciudad Naranco, desde la calle Pepe Cosmen, una situación que habrá de mantenerse durante dos meses. En ese tiempo, los operarios del Adif se emplearán a fondo con trabajos en horario nocturno.

El Ayuntamiento pondrá de su parte todo lo posible para que la obra pueda desarrollarse con la mayor celeridad posible, como declaró ayer Nacho Cuesta. "Pondremos todas las facilidades necesarias desde el punto de vista de permisos y ordenación del tráfico, dada la urgencia de esta actuación para aliviar los atascos que se forman en ese paso”, añadió el edil.

La obra fue adjudicada ya en octubre 2019 y por 2,1 millones a la empresa Copcisa. Se trataba de ampliar la calzada bajo el puente para aliviar un punto negro del tráfico ovetense. El trámite de expropiaciones supuso el primer retraso en una obra que tenía un plazo de ejecución de 12 meses. Superado el problema, en junio de 2021 se produjo un nuevo parón por los primeros contratiempos que aparecieron con el movimiento de tierras. Hubo cambios en el proyecto y algo más de dinero para los trabajos a comienzos de este año. Ahí quedaron incluidas las inyecciones para consolidar el trasdós en el que se apoya el "cajón empujado" que permite ampliar el vial bajo el puente sin interrumpir el tráfico ferroviario. Tras la última paralización de los trabajos, el proyecto se ha podido reenfocar e iniciar finalmente las obras.

Compartir el artículo

stats