Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un "tobogán" atirantado con un mástil de 45 metros cambiará la entrada de Oviedo

La ciudad convertirá la margen derecha de la entrada por Santullano en una amplia senda para hacer deporte entre el Palacio y Guillén Lafuerza

El futuro "faro" de Oviedo tendrá 45 metros de altura y contará con pantallas audiovisuales para "vender" las bondades de la ciudad y anunciar novedades a vecinos y visitantes. El "tobogán" ideado por una UTE en la que participa, entre otros, el despacho de Javier Manterola como solución para conectar las dos partes del barrio de Guillén Lafuerza a través de una pasarela peatonal y ciclista va tomando forma. La UTE de la que forma parte el estudio del técnico tiene ya ultimado el proyecto para convertir la margen derecha de Santullano –el lado del Palacio de los Deportes– en un parque lineal que contará con una gran senda de un kilómetro de largo en la que los ovetenses podrán practicar deporte, pasear o simplemente desplazarse hasta el futuro puente circular que el Ayuntamiento quiere convertir en un "hito con vocación monumental" en la principal entrada de la capital. "Mejoraremos la conexión entre los barrios con una nueva infraestructura que da la bienvenida a la ciudad", manifestó el Alcalde, Alfredo Canteli, tras analizar los detalles del proyecto.

La memoria entregada por los técnicos en los que se avanzan los detalles del proyecto –uno de los tres previstos en la zona junto a la rotonda amorfa de la Cruz Roja y la nueva rotonda del Palacio–, cuyo coste cifró el Ayuntamiento en "entre 7 y 8 millones de euros", desvela que se aprovecharán los actuales arcenes y el terreno ganado con la eliminación de las vallas del Rancho para habilitar una gran pista con tres espacios diferenciados, según el perfil del usuario.

El proyecto prevé eliminar los quitamiedos y sustituirlos por una línea de cerezos japoneses que proteja una acera contigua de un metro de ancho. Junto a esta se habilitará una amplia "senda rápida" de cinco metros de ancho destinada a personas que hagan "ejercicio activo". Los redactores incluyen en ese apartado a ciclistas, runners, usuarios de patinetes o personas a las que les guste caminar a gran velocidad, aunque deja abierta la puerta a poner marcas de pintura que delimiten un espacio independiente para bicis y patinetes.

A ello se sumará una tercera vía peatonal, paralela a la que los padres del plan para la zona han bautizado como "senda de contemplación". Esta pista tendrá 2,5 metros de anchura y un firme de conglomerado de áridos dirigido a personas que quieran pasear tranquilamente y hacer paradas en algunos elementos de mobiliario urbano que se crearían para su disfrute.

La triple senda conectaría las inmediaciones del Palacio de los Deportes con la pasarela de Manterola que el Ayuntamiento aspira a convertir en un emblema de la ciudad. Además de establecer la misma como el punto de partida del casco urbano, la construcción dispondrá de una iluminación especial a modo de linterna que se presentará como una especie de "faro" de bienvenida.

Para dotarla de un aspecto monumental, la pasarela, que tendrá cinco metros de ancho y sólo podrá ser utilizada por peatones y ciclistas, dispondrá de un mástil de 35 metros de altura con un remate de 10 metros adicionales cuya única conexión con el paso elevado será su estructura atirantada con la que se pretende dar un mayor empaque a la construcción sin provocar un impacto visual negativo en el "skyline" ovetense.

La nueva pasarela, curva y con forma de tobogán conectará con pendientes que en ningún caso superarán el 6% las dos partes de Guillén mediante el tramo final de las calles Gardenias (situada al margen izquierdo) y Jacintos (en el mismo lado que el parque lineal), cosiendo así una zona de la ciudad que desde la construcción de la "Y", hace ahora medio siglo, había quedado partida a la mitad.

Para completar el trayecto que conecta el Palacio con la parte más periférica del Rancho, los técnicos deberán sortear algunos obstáculos. Es el caso de los enlaces con la avenida de Atenas, a la altura de Los Prados, donde se plantean como posibles soluciones acortar los mismos y establecer unos pasos de cebra a la altura de la acera (14 centímetros por encima de la calzada) para dar la sensación de continuidad al peatón.

Alfredo Canteli y Nacho Cuesta, en el Ayuntamiento. | LNE

Los trabajos también incluyen dotar a la nueva acera construida junto al principal acceso de la ciudad alumbrado público. A este respecto se propone colocar farolas de tecnología led a lo largo de todo el paseo, siguiendo así con la política municipal de incorporar este tipo faroles diseñados para reducir el consumo y la contaminación lumínica. De esta forma, se pretende dar una mayor sensación de seguridad a los usuarios y fomentar así su uso de la senda tanto para circular a pie como en otro tipo de vehículos de movilidad urbana sostenible.

Para Alfredo Canteli, estos cambios supondrán un salto en la calidad de vida de los vecinos de la zona y dotará de una imagen renovada y moderna a toda la ciudad. "Con el proyecto del parque lineal, Oviedo ganará una nueva entrada a la ciudad con elementos estéticos icónicos y con grandes espacios verdes para el disfrute de los ciudadanos", defiende el regidor.

Por su parte, el primer teniente de alcalde, Nacho Cuesta, va más allá y subraya esta apuesta como un gran paso de cara a implantar una amplia red de carriles específicos para ciclistas que fomenten un modelo urbano más amable con el medioambiente y la salud pública. “El diseño que hemos encargado para la margen sur de la entrada a Oviedo es un nuevo tramo de parque lineal pensado para los peatones y para la implantación de carriles bici, entre otras cosas. Un nuevo espacio para la práctica deportiva y para el tránsito peatonal con vistas al monumento Prerrománico y panorámica de toda la ciudad", añade el número dos del equipo de gobierno.

Cuesta destaca igualmente la importancia que tendrá este proyecto y las otras dos fases de trabajos que se están tramitando para conectar las zonas que hace muchos años fueron partidas por la "Y". "Es una actuación que conectará barrios urbanos adyacentes, promoviendo su permeabilidad y posibilitando una vertebración de esta zona como un todo consolidado”, explica el edil de Infraestructuras.

La propuesta es el fruto del trabajo de la Unión Temporal de Empresas (UTE) vinculada al estudio del ingeniero Javier Manterola, donde además figura también LFG, del ingeniero asturiano Luis Fernán González, con mucha experiencia en infraestructuras de este tipo en la región. El ejecutivo municipal confirma que el proyecto se encuentra "en su fase última" y esperan recibir por parte de los redactores la versión definitiva "en unos días". Una vez analizado por los técnicos municipales, se procederá a tramitar la licitación de la obra con la meta de poder adjudicar los trabajos antes de finalizar el presente año.

Para el Ayuntamiento, resulta crucial agilizar las obras lo máximo posible, pues en caso de que las obras de transformación del bulevar no estén terminadas para finales del año que viene, el gobierno local podría perder las ayudas europeas de los fondos EDUSI concedidas el pasado mandato para acometer la conversión de la Autopista en una calle más de la capital carbayona.

Próxima adjudicación

En lo que respecta al resto de fases del proyecto, fuentes de la concejalía de Infraestructuras anunciaron este sábado que el proceso de licitación de las obras para la glorieta amorfa de la Cruz Roja, la primera fase de los planes para Santullano "está muy avanzada" y se prevé que la propuesta de adjudicación de las mismas se haga firme "en los próximos días".

Compartir el artículo

stats