Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos de Guillén Lafuerza fían al "tobogán" y la senda de la "Y" el final a 50 años de aislamiento en Oviedo

"La pasarela nos ahorrará rodeos y la senda nos acercará al centro", dicen los vecinos sobre el parque lineal proyectado para "coser" la zona

Aspecto que presentaba ayer la zona en la que está proyectada la nueva senda, que contará al fondo con una pasarela peatonal con forma de tobogán diseñada por el arquitecto Javier Manterola. | L. B.

La posibilidad de arañar unos minutos a los trayectos a pie a Ventanielles y disponer de un camino peatonal hacia el centro de la ciudad ilusiona a Guillén Lafuerza. Los habitantes del Rancho bendicen el proyecto del equipo de gobierno de Alfredo Canteli de crear una gran senda de 7,5 metros de ancho y un kilómetro de longitud hasta el Palacio de los Deportes y ven con buenos ojos el plan de conectar los dos lados del barrio partidos por la "Y" mediante una pasarela, aunque se muestran recelosos de que las infografías se plasmen en realidad tras "años y años" de anuncios de actuaciones que nunca llegaron a concretarse.

Geli Fernández lleva toda la vida viviendo en la primera casa de Guillén que quienes vienen a Oviedo se encuentran a su derecha al sobrepasar el letrero de la ciudad. Su padre trabajó en la construcción de la "Y", inaugurada hace 46 años y todavía hoy recuerda el impacto que la infraestructura tuvo para el barrio. "Todavía estoy viendo en mi cabeza las casas que tiraron y recuerdo que, estando ya hecha, pero sin inaugurar hicimos un camino para cruzar hasta la escuela", relata. Ahora dice estar a favor de la apuesta municipal de conectar ambos lados con una pasarela peatonal y para bicicletas, aunque admite sus dudas de que llegue a buen puerto. "Todo lo que hagan en esa línea es positivo, pero llevan tantos años prometiendo y sin hacer que hasta que no lo vea no lo creo", declara.

Tumbado en el parque dedicado a "La Pixarra", a Emilio José Magadán se le iluminan los ojos ante la posibilidad de contar con un paso directo desde la calle Gardenias, en la que reside hasta la calle Jacintos, situada al otro lado de la Autopista. "Puede parecer una tontería, pero pasarela nos va a ahorrar muchas pérdidas de tiempo y rodeos", indica un vecino cuyo trabajo se encuentra al otro lado del muro constituido por la "Y", provocando que "día sí y día también" tenga que rodear unos cientos de metros para cruzar por el Rubín hasta Ventanielles.

El plan ideado por la concejalía de Infraestructuras que dirige Nacho Cuesta también es recibido con los brazos abiertos por los paseantes. Juan Carlos Rivaya es un asiduo a los paseos con su perro "Coco". Suele visitar las zonas verdes junto al HUCA o incluso acercarse a La Carisa. Vecino del Palais, confía en que el parque lineal propuesto para la zona prospere por el bien de todos los amantes de las caminatas. "La senda hasta el Palacio de los Deportes es una idea estupenda porque en esta zona está lleno de paseantes y seguro que lo agradecerán", sostiene este ovetense que lleva 22 años residiendo en esta parte de la capital del Principado.

Algo similar le ocurre a Loli Noriega. Vecina del cuartel de la Guardia Civil del Rubín, esta apasionada del deporte sale cada jornada a correr. Sus desplazamientos suelen llegar incluso hasta la localidad sierense de Viella o los límites municipales en Colloto y la imposibilidad de disponer de una senda hasta el Palacio de los Deportes le parece una grandísima noticia. "Está muy bien porque la gente cada vez quiere más zonas verdes para salir a pasear, hacer deporte o simplemente entretenerse", explica durante un alto en el camino a su carrera continua para atender a LA NUEVA ESPAÑA, convencida de que la nueva senda resultaría un gran acierto. "En esta zona está lleno de gente caminando o paseando a los perros", añade.

Otros como José Feito miran con reparos la apuesta del Ayuntamiento para acabar con casi medio siglo de aislamiento en el Rancho. Fijo en las reuniones que dieron lugar al proyecto "Bosque y Valle" –la apuesta del anterior gobierno municipal tripartito para el bulevar de Santullano–, este amigo personal de Canteli –ambos son teverganos y de la misma quinta– admite no acoger con entusiasmo el plan de su paisano para Guillén Lafuerza, donde reside desde hace décadas. "Veo la pasarela un dispendio, como mucho beneficiará a los niños que van al colegio y sus familias, aunque la realidad es que cada vez hay menos niños en el Rancho y los que hay en el colegio son de otros barrios", subraya.

Pese a su predilección por el enterrado plan "Bosque y Valle" reconoce ver aspectos positivos en la intención de hacer una gran senda contigua a la Autopista aprovechando el arcén del margen derecho. "Me parece una idea mucha más acertada porque los vecinos echan en falta un camino para ir hacia el centro. Estaría muy bien", argumenta al mismo tiempo que teme la propuesta de la pasarela haga dispararse el coste de las obras. "Me da que quieren hacer una entrada como la de Marbella, pero esto no es Marbella y van a malgastar muchos millones”, sentencia el vecino.

Compartir el artículo

stats