Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consejo Social aprueba con un amplio apoyo la supresión de la Escuela de Minas

La alcaldesa de Gijón y una socialista ovetense se ausentan del tenso debate | El PP vota en contra y los empresarios optan por la abstención

Los miembros del Consejo Social de la Universidad, al inicio de la reunión de ayer. | Luisma Murias

Ya no hay marcha atrás. El Consejo Social de la Universidad puso este martes la puntilla a las más de seis décadas de historia de la Escuela de Minas de Oviedo. El órgano de participación de la sociedad asturiana en la institución académica aprobó por amplia mayoría sendos expedientes a través de los cuales se eliminan de los Planes de Estudios de los títulos impartidos hasta ahora en las instalaciones de la calle Independencia y se suprime la histórica escuela para proceder a su traslado al campus de Mieres, que deberá cambiar de nombre de cara al curso 2023-2024 para "que refleje la identidad del centro resultante de la fusión".

Ambos acuerdos salieron adelante con el único voto en contra del representante del PP, Isidro Fernández Rozada, y la abstención de los tres representantes del sector empresarial, mientras que la alcaldesa de Gijón, la socialista Ana González, y la socialista ovetense, Mari Luz Pontón, que representa al Principado en el órgano, se salieron de la sala para ausentarse de la votación y el "largo y tenso" debate previo.

El sentido del voto fue prácticamente calcado al de la aprobación del plan de estratégico de la Universidad el pasado 18 de mayo. Carlos Paniceres (Cámara de Comercio de Oviedo), Alberto González (Fade) y Pablo García (Asociación de Jóvenes Empresarios) tomaron una postura neutral, pero en esta ocasión se le sumaron la regidora gijonesa, quién optó por no votar al estar presente como representante de la Federación Asturiana de Concejos (FACC) y una Mari Luz Pontón que evitó entrar en conflicto con la postura del socialismo ovetense, cuyo grupo municipal respaldó hace siete meses en el Pleno una moción para pedir la continuidad de Minas en la capital del Principado.

Varios asistentes al cónclave destacan que el Rector, Ignacio Villaverde, se mostró "dolido" por las declaraciones del Alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, en las que le tacha de "irresponsable", así como su anuncio a través de una carta en LA NUEVA ESPAÑA de emprender acciones legales contra el traslado de la Escuela a la cuenca del Caudal.

Isidro Fernández Rozada, sin embargo, argumentó el sentido de su voto en la falta de la búsqueda de un acuerdo previo a tomar una decisión que, a su juicio, "acaba con una institución histórica" de la capital asturiana. "Me duele no haber visto sentados juntos a los alcaldes de Oviedo, Mieres y Gijón con el Rector intentando alcanzar acuerdos que evitasen esta situación", indicó el histórico dirigente popular a la salida de un cónclave en el que "hubo alguna voz más alta que otra", a juicio de Rozada, por la falta de diálogo. "Al final parece que yo voto en contra porque se llevan un título a Mieres y no es así", puntualizó.

El Rector, por su parte, reafirmó su postura de apostar por el traslado de los estudios de Minas a Mieres con la finalidad de ganar espacio en las instalaciones de Independencia para poder acoger en mejores condiciones a los estudiantes de Ciencias y Matemáticas. Entremedias, numerosos turnos de palabra con un respaldo mayoritario a una decisión que levanta ampollas en el gobierno municipal ovetense.

El segundo teniente de alcalde, el popular Mario Arias, salió ayer al paso de las críticas del PSOE local en las que acusaban al Alcalde de no querer reunirse con el Rector para intentar alcanzar un acuerdo sobre Minas. "El PSOE nos acusa de no buscar diálogo con el Rector cuando desde el primer momento quedó claro que quien no quería diálogo era el propio Villaverde, presentando su plan para trasladar Minas sin comunicarle nada al Alcalde previamente", denunció el popular.

Compartir el artículo

stats