Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Covadonga Díaz Concejala de Festejos del Ayuntamiento de Oviedo

"Admito las críticas, pero la última semana vimos las calles llenas: San Mateo fue un éxito"

"Empezamos con horarios de pandemia, pero al escuchar a los hosteleros y a la gente decidimos ampliarlos y el cambio se notó para mejor"

Covadonga Díaz, ayer, tras la misa de la Perdonanza. | Irma Collín IRMA COLLIN

Después de casi trece días recorriendo la ciudad para disfrutar, aunque fuese durante unos minutos, del máximo de eventos posibles, Covadonga Díaz se sienta en una terraza de la calle Santa Teresa, respira con alivio y esboza una sonrisa tras recibir la felicitación de varios vecinos anónimos por unas fiestas cuya recta final le ha permitido resarcirse de unos primeros días marcados por las críticas a la escasa afluencia.

–¿Qué balance hace de San Mateo?

–Estamos muy, muy contentos. Esta última semana hemos visto las calles y plazas llenas de gente y eso demuestra que San Mateo ha resultado un gran éxito.

–En los primeros días hubo muchas críticas.

–Admito las críticas, pero en líneas generales hemos visto a los ovetenses disfrutar. Es verdad que en la primera semana tuvimos horarios de época de pandemia, pero nos dimos cuenta de que los hosteleros y la gente echaba en falta uno más amplio. Al dar más horas, el cambio se notó para bien. También es cierto que algunos hosteleros nos dijeron que el hecho de venir del puente del Día de Asturias hizo que costara coger el ritmo festivo.

–¿Reafirma entonces su apoyo al actual modelo festivo?

–Es un modelo que triunfa. Lo llevamos en el programa electoral el PP y Cs. Vinimos a gobernar y cumplir el programa. Los hosteleros se merecían esto tras muchos años de chiringuitos. Ellos son una garantía de calidad y profesionalidad.

–¿Cómo valora la vuelta del recinto de La Ería?

–Estoy encantada. En tres de los conciertos llegamos o rozamos las 9.000 personas, en otros 6.000, 4.500 o 4.000. En total pasaron unas 42.000 personas, lo que demuestra que triunfa.

–Les reprochan la falta de conciertos gratuitos.

–Hemos tenido actuaciones gratis en el Auditorio con 1.800 personas. También hubo conciertos en Porlier, la Herradura, el Bombé, el Truébano, una orquesta en La Corredoria y otra en Montecerrao. Además hubo coros en Daoiz y Velarde y la Banda de Música actuó frente al Campoamor. Hemos ofrecido una oferta muy amplia con muchos estilos diferentes.

–La apuesta por actividades en los barrios genera división.

–Apostamos por descentralizar las fiestas porque todo el mundo tiene derecho a disfrutar de San Mateo. Tuvimos más escenarios que nunca y actividades para todas las edades. En el parque Tuero Bertrand estuvo lleno, antes, durante y después de los fuegos. Al mismo tiempo, en el Truébano no entraba un alfiler para ver a «Waykas» y en La Corredoria dio gusto ver la plaza llena de gente joven para ver a «París de Noia». La gente de El Cristo me dio las gracias porque pudieron disfrutar de la fiesta al lado de casa.

–¿Están satisfechos con Montecerrao como nuevo escenario de los fuegos?

–Puedo decir que los fuegos fueron un éxito rotundo. La ubicación ha venido para quedarse. No lo dice esta concejala, ni el Alcalde, lo dice el público. He recibido felicitaciones de gente que ni conozco. Hace nada me llegó un mensaje de una residencia de mayores del barrio agradeciendo que los abuelos pudieran ver los fuegos desde el centro. Seguimos los consejos de la empresa pirotécnica, que tiene mucho prestigio en España, y acertamos.

–¿Tienen ya pensada alguna mejora para el 2023?

–Hay cosas que hay que mejorar. Me di un paseo con el Alcalde y llegamos a varias conclusiones. En 2021 diseñamos unos pliegos por tres años, pero estaban hechos en base a una situación de pandemia. Pensamos habilitar alguna zona infantil en el Bombé y promover alguna verbena en el Campo. Nos pondremos a trabajar en ello.

–¿Cuentan con la plaza de toros para hacer conciertos?

–Toca hablar del presente. Ahora tenemos La Ería y a día de hoy diría que el año que viene seguiremos con el mismo escenario.

–¿Sufrió mucho con las críticas de los primeros días?

–Fueron días complicados y de mucha tensión. Preparar trece jornadas de fiesta con tantos escenarios es difícil. Acumulas tensión, estrés y quieres que todo salga a la perfección. Se equivoca quien trabaja, comete errores quien hace cosas. En el pregón hubo mucha tensión, pero creo que hay que respetar a la pregonera, al chupinazo y sobre todo a los ovetenses. En ese momento apenas te da tiempo a pensar. 

–Somos pidió su dimisión.

–Tengo el respaldo al cien por cien de mi jefe, Alfredo Canteli, de mis compañeros de gobierno y seguiré trabajando. Se equivoca el que trabaja, otros critican sin saber lo que es trabajar.

–¿Le recuerdan mucho el «Fredi, que desalojen» de la tarde del pregón?

–Soy una persona que me río mucho de las cosas. Si eso fue una ofensa, imagínense nosotros que tenemos que aguantar todos los días a algún concejal llamándonos ladrones y acusándonos de llenarnos los bolsillos. El pregón era un día de mucha tensión.

–Ahora ya tocará Navidad.

–De momento tenemos el concurso de rock entre finales de octubre y principios de noviembre. En Navidad esperamos también disfrutar por fin de la normalidad. Esperamos añadir a la pista de hielo toboganes y otros atractivos al aire libre y a cubierto.

–¿Se ve cuatro años más al frente de Festejos?

–Si tengo que estar, estaré. Estoy a la orden de Alfredo Canteli. Lo que estoy es muy agradecida al personal de la concejalía, con Eulalia García-Vallaure a la cabeza, el inmenso trabajo realizado para que las fiestas estuvieran a la altura. Y por supuesto, a todo el personal de las diferentes áreas municipales, en especial Seguridad Ciudadana, que consiguió que San Mateo haya transcurrido sin incidentes. 

Compartir el artículo

stats