Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los fuegos de Montecerrao, una novedad "para repetir y recordar"

Público asistente al espectáculo pirotécnico aplaude la calidad, la ubicación y el horario y solo critica los problemas en los accesos

16

Así se vivió la noche de los fuegos de San Mateo 2022

La noche de los fuegos hizo brillar a Oviedo "más que otros años", afirman quienes acudieron al montaje pirotécnico, que esta vez convocó a más de 20.000 personas. El público que estrenó, este año, la localización de Montecerrao aplaude el adelanto horario (se lanzaron por primera vez a las diez de la noche), la calidad del espectáculo y solo pone pegas a los problemas en los accesos, que peatones y vehículos colapsaron a la salida.

El profesor Jorge Felpeto era un habitual de los que se lanzaban en el Parque de Invierno y está convencido del cambio. "Este año estuvieron muy bien, con mucha novedad, lo malo fue el embudo para llegar".Vanesa Obejo, pareja de Felpeto y comercial de seguros, destaca el adelanto de hora como algo "positivo". "Sobre todo para los que vamos con niños, que no aguantan hasta tarde"

Clara Fernández, pedagoga e incondicional de la cita, acudió con su hija y su marido. "Lo peor", explica, "fue el atasco al final". "Fue caótico, pero, igualmente, los fuegos me gustaron más que otros años". No todos eran de los que nunca faltan. Hay quien volvía tras años de ausencia. "La última vez que vine fue hace seis años y esta vez fueron espectaculares, repetiremos seguro", cuenta Paula Rodríguez, profesora de secundaria, que fue a Montecerrao con su hija Valeria. De Oviedo a Palencia, a Blanca Sacristán, ama de casa, las fiestas le pillaron "por sorpresa". "Estuvieron muy bien muy coloridos, fue todo un espectáculo".

"Somos de Trubia y venimos cada año. La verdad que nos gustaron mucho los fuegos. Para recordar", asegura Mámen Menéndez, que está de visita en Oviedo con unas amigas. Desde León, aunque afincada desde hace 40 años en Oviedo, Pilar Tascón, añora los años en los que acompañaba a sus hijos al Parque de Invierno. Este año asistió con sus nietas a Montecerrao, una localización, explica, "algo lejana", hasta el punto de que "la pequeñina se durmió por el camino". No obstante, si el tiempo acompaña, en 2023 repetirá: "Fueron mejores que otros años".

Para Ángela Gudín, estudiante de arquitectura, el ambiente y la multitud ayudaron a que el espectáculo fuera aún mejor. "Vengo todos los años y había mucha gente, me gustaron bastante, para mí, mejores que otros años". En cuanto al cambio de localización, Gudín solo ve ventajas. "Me pilla al lado de casa, así que por mí, genial. Además, que los hayan celebrado antes es mejor porque puede disfrutarlos más gente".

Compartir el artículo

stats