Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Luis Jorcano Noval Biólogo molecular asturiano, da una charla hoy en Oviedo

"Motivando la innovación, el HUCA puede ser un lugar en el que se genere riqueza"

"Asturias tiene un problema para atraer talento, se va fuera mucho del que generamos""

José Luis Jorcano. | Luisma Murias

José Luis Jorcano Noval es un biólogo molecular asturiano e investigador de la Universidad Carlos III de Madrid. El científico ofrecerá esta tarde una charla a la plantilla de la compañía Treelogic, que acaba de mudar su sede desde Llanera hasta el centro de Oviedo (al espacio de coworking Regus) y que es uno de los referentes nacionales en "big data" e inteligencia artificial. La empresa reunirá en la capital asturiana, por primera vez, a sus 90 empleados desde que estalló la pandemia. La mayoría está teletrabajando.

–Treelogic es una empresa de nuevas tecnologías y usted es un biólogo molecular, ¿qué les va a contar?

–He elegido dos temas que están en la frontera de la biomedicina y la bioingeniería. Les hablaré de la bioimpresión en 3D de tejidos y de la construcción de tejidos en chips. Y explicarles cómo van a afectar al futuro de la medicina.

–¿Cómo van a afectar?

–La bioimpresión en 3D nos va a permitir hacer órganos y tejidos humanos con células del propio paciente y los tejidos en chips son una respuesta a la necesidad de la industria farmacéutica y cosmética de tener tejidos lo más parecido posible a los humanos para testar nuevos medicamentos y productos cosméticos porque no tenerlo es una de las causas de lo que llamamos atrición, del alto grado de fracaso que hay en el desarrollo de nuevos medicamentos.

–¿Qué falta para dar ese salto? ¿Financiación o colaboración con las empresas privadas?

–Ambas cosas. En el caso de tejidos en chips estamos ya trabajando con una empresa local de Madrid. Pero en bioimpresión, pese a somos bastante líderes, no hemos sido capaces de encontrar ninguna compañía interesada en la técnica.

–Entonces, viven en primera persona la falta de relación entre I+D y el mundo empresarial.

–Y eso pese a que somos gente bastante abierta y proactiva en trabajar con empresas. Es algo que hemos hecho siempre porque dentro de nuestra filosofía está que lo que hacemos lo hacemos para resolver un problema y no para publicar artículos. España no es un país fuertemente innovador por lo que estas cosas cuestan trabajo.

–En Asturias se quiere apostar por el sector biosanitario, ¿es el camino correcto?

–Es una apuesta correcta. Hay que introducir cambios en la red hospitalaria, y en el HUCA, para que sea más investigadora e innovadora de lo que es ahora. Los hospitales se consideran sumideros de dineros a los que va la gente a curarse y eso cuesta dinero al Estado. Pero motivando más la innovación y dando más alicientes podría ser un sitio en el que se genere dinero. Se generarían conocimientos y tecnologías que se podrían comercializar o servirían para abaratar los tratamientos. Los hospitales podrían ser un lugar en el que se generara riqueza. En Asturias hay buenos grupos de investigación, como la FINBA.

–Lo que cuesta es atraer y retener talento.

–Es un problema. No solo no lo atraemos de fuera, se va mucho del que generamos. Te encuentras asturianos por todas partes del mundo haciendo unos trabajos que te dejan boquiabierto y te preguntas qué pasaría si esta gente estuviera haciendo eso en Asturias.

Compartir el artículo

stats