Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una declaración con mucho "Aleluya"

Dos jóvenes aficionados a la música, profesora ella y médico él, protagonizan en pleno centro de Oviedo una inesperada pedida de mano

Así fue la emotiva pedida de mano de dos músicos en pleno centro de Oviedo

Así fue la emotiva pedida de mano de dos músicos en pleno centro de Oviedo

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Así fue la emotiva pedida de mano de dos músicos en pleno centro de Oviedo Lorena Landázuri

"Fue imposible no emocionarse, lloró hasta mi padre, que nunca lo había visto llorar". Son las palabras de Alba Martínez, artísticamente conocida como Lyla Swam, una joven natural de Siero que recuerda emocionada el momento que ella y su novio, Javi Monge, de Oviedo, protagonizaron en la plaza del Progreso, al ritmo del "Aleluya" de Leonard Cohen. La música les unió hace cinco años y esta vez, entre cuartetos de cuerda y con su canción de fondo –"el ‘Aleluya’ significa mucho para nosotros. Fue el inicio de todo"–, Martínez se convirtió en el centro de todas las miradas, al vivir una pedida de matrimonio para el recuerdo. "Javi siempre tiene detalles superespeciales pero esta vez no sospeché nada. Lo tenía todo preparado e incluso estaba compinchado con mis padres", cuenta eufórica la chica.

La música siempre ha sido una constante en la vida de ambos jóvenes, quienes hace un par de años sacaron un disco e incluso ganaron el "Oviedo Rock" el año pasado. "Hace unos años formamos un dúo musical y a veces nos lanzamos a tocar en la calle". Momento que él aprovechó para declararse en público. "Me tenía totalmente engañada. Yo solo esperaba tocar con el ambiente de San Mateo de fondo", relata ella. De repente, un violinista decidió sumarse al espectáculo, algo que Lyla percibió como algo "simpático, sin más". La sospecha fue en aumento cuando hizo acto de presencia un cuarteto de cuerda y un coro. "Ahí ya dije aquí pasa algo, incluso se me quebró la voz, al ver cómo la multitud se arremolinaba en torno a nosotros".

Ella, profesora de Matemáticas, él, médico, pero con la música como vínculo desde sus inicios. "Estamos metidos en este mundo desde la adolescencia e intentamos avanzar poco a poco por ese camino, aunque no es nuestra principal ocupación. Yo he estado en varias bandas de rock, él tiene un grupo que se llama "Baja California", empezamos en 2017 y desde entonces no hemos dejado de hacer cosas juntos a nivel profesional y personal".

El despliegue para llevar a cabo la hazaña sorprendió también a sus conocidos, quienes coinciden en señalar el momento como "algo muy especial y simbólico. Es nuestra canción y elegirla para este momento fue algo mágico, que nos llegó a todos", confiesa la joven, quien aún recuerda con asombro la capacidad de amigos y familiares para formar parte de la trama sin ser descubiertos. "Se marcaron un papelón… lo hicieron súper bien, la verdad".

Un momento para recordar había que guardarlo para siempre. Esto hizo que el chico recurriera a un profesional, que, cámara en mano, inmortalizó el momento por medio del vídeo. "Tenemos pensado subirlo a YouTube. Con el trabajo que hubo detrás hay que compartirlo".

La historia, aunque inesperada para Alba Martínez, llevaba tiempo fraguándose en la cabeza de Javi Monge. "Era una idea que la llevaba madurando hacía tiempo y que quiso hacer, aunque es una persona muy tímida". A pesar de la sorpresa del momento –"a una no le pasa esto todos los días"–, Martínez lamenta no haber podido intercambiar muchas impresiones con su novio. "Yo estoy trabajando en Llanes, él en Avilés; así que no hemos podido compartir mucho el momento y tenemos mucho de qué hablar", lamenta.

Con la boda en el horizonte, no descarta llevarse otra grata sorpresa, aunque esta vez "intentaré sorprenderle yo para equilibrar un poco la balanza. Lo que sé seguro es que el enlace será extremadamente musical. Es lo que nos unió y no puede faltar". ¡Aleluya!

Compartir el artículo

stats