Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Robin Patel Microbióloga y directora del laboratorio de investigación de enfermedades infecciosas de la clínica Mayo

"La pandemia sirvió para que la población valorara lo que hacemos los microbiólogos"

"Ahora, nueve de cada diez ciudadanos ya saben lo que es una PCR o un test diagnóstico"

Robin Patel. | Miki López

La microbióloga y directora del Laboratorio de Investigación de Enfermedades Infecciosas de la clínica Mayo, la norteamericana Robin Patel, fue uno de los platos fuertes del I Encuentro Internacional de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas celebrado ayer en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Oviedo. Durante su visita a Asturias, la expresidenta de la Sociedad Estadounidense de Microbiología, aprovechó para explicar algunos de los principales retos a los que se enfrenta la comunidad científica, con el covid como escenario de experimentación.

–¿Qué supuso la pandemia para el campo de la microbiología?

–Durante la pandemia, todos los laboratorios de microbiología afrontaron un reto muy grande porque había que diagnosticar de manera temprana a los pacientes, para aislarlos en las habitaciones de hospitales y evitar así que se expandieran los contagios. Por otro lado, también permitió avanzar en cuanto al soporte terapéutico. Sin embargo, a pesar de lo que ayudó a conseguir sobre mejora de herramientas de diagnóstico y prevención, también fue algo muy duro para laboratorios de microbiología clínica. Hubo que hacer las cosas muy rápido y fue un reto porque había desabastecimiento de ciertos reactivos. En definitiva, como todos hemos visto, acabó convirtiéndose en un problema a nivel global.

–¿Qué avances médicos permitió realizar?

–Las técnicas que se implementaron en la pandemia para hacer frente al diagnóstico sirvieron a los microbiólogos para aprender sobre el manejo de estas nuevas herramientas. Algo muy útil para el covid pero también para diagnóstico de otras enfermedades infecciosas. Por otro lado, en lo referente a la secuenciación, sirvió para que muchos laboratorios implementaran esta técnica, permitiendo diagnosticar otros tipos de virus. Además, otra de las cosas positivas que podemos sacar de la pandemia es que permitió a la población general aprender sobre lo que hacemos los microbiólogos. Antes nadie sabía lo que era una prueba PCR, no sabían realizarse autotomas para diagnosticarse.

–¿Qué aprendió la sociedad de la pandemia?

–Como le digo, en lo que se refiere a la las pruebas de autodiagnóstico sería lo más notable. Probablemente, antes de la pandemia, estos conocimientos solo eran familiares a una de cada 20 personas, mientras que ahora puede que 9 de cada 10 sepan lo que es una PCR o los test diagnósticos.

–A pesar del aparente control de la pandemia ¿es posible una octava ola?

–Hay que tener claro que el covid no ha desaparecido. Seguirá habiendo más covid, con la diferencia de que ahora estamos más preparados, con herramientas diagnósticas y preventivas como las vacunas. Un aliado cuya importancia demostró ser vital. Por tanto, podemos decir que habrá más covid, eso seguro, aunque no sabemos cuándo.

–En cuanto a las nuevas cepas, ¿revisten peligrosidad?

–Ahora tenemos muchos instrumentos para identificar nuevas cepas por lo que las vacunas y los tratamientos de los que ya disponemos pueden ser rediseñados para adaptarse rápidamente a las nuevas mutaciones. De hecho, algunas de las últimas vacunas ya se adaptan para cubrir mejor las cepas nuevas.

–Otro virus que está sobre la mesa es el de la viruela del mono. ¿Se trata de un nuevo desafío?

Estamos ante un nuevo reto y es un problema.Además es un microorganismo que no conocemos y sobre el que tenemos menos experiencia; sin embargo, tenemos vacuna, tratamiento y además no se transmite tan fácilmente como el covid y su mortalidad es menor. Creo que no será tan grave como en la pandemia.

–¿Qué le diría a las jóvenes que quieren dedicrase a la ciencia?–

Que es un mundo apasionante. Si hay estudiantes que aman la ciencia, las animo a que sigan ese camino y cursen carreras científicas. Hay muchas preguntas sin respuesta y mucho por aprender. Es una carrera muy bonita, con grandes descubrimientos en el horizonte. Las mujeres además son una parte fundamental en el ámbito científico, por lo que es importante que se motiven y lleguen a puestos importantes del sector

.

La ciencia es su lugar, por supuesto.

–¿Cuáles son los principales retos de futuro a los que se enfrenta el campo de la microbiología?

–De los principales desafíos a los que el mundo científico deberá hacer frente destaca el hecho de sacar el máximo partido a las bondades de la gran revolución tecnológica en la que estamos inmersos. Tenemos grandes avances en este ámbito, potencialmente aplicables, pero hay que saber cómo trasladarlos a la práctica clínica de los pacientes.

Compartir el artículo

stats