Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los jóvenes del coche al que disparó un policía en La Florida le acusan de homicidio por imprudencia en grado de tentativa

Los agentes involucrados insisten en su versión: se identificaron y el vehículo arrolló a uno de ellos

La detención de los dos jóvenes. Cedida por la TPA

Homicidio por imprudencia en grado de tentativa. Este es el presunto delito que los dos jóvenes que circulaban en el vehículo sobre el que disparó, hasta en tres ocasiones, un Policía Local en La Florida achacan a los agentes que les detuvieron, el pasado junio. Una acción que los agentes achacan al temor que sintieron cuando el conductor del vehículo arrolló a uno de ellos al emprender la huida.

Las partes declararon ayer en el juzgado, remarcando las divergencias en su interpretación de los hechos, que ocurrieron el pasado 24 de junio, alrededor de las 21.00 horas. Los dos jóvenes, un chico y una chica de 20 y 19 años, estudiantes universitarios, estaban aparcados correctamente junto a una zona verde de la calle San Lázaro Paniceres, en La Florida, donde los agentes, que iban de paisano, estaban haciendo labores de control de menudeo de drogas. Uno de los agentes se acercó al vehículo y, tras enseñar sus credenciales, pidió a los jóvenes que se identificaran.

Los jóvenes aseguran que los dos agentes no se identificaron. "Ellos vieron a dos tipos que los miraban fijamente, que se fueron y luego volvieron y aparcaron a su lado. No llevaban distintivos, vestían ropas oscuras y les pidieron la documentación sin identificarse", asegura el abogado de los jóvenes, Daniel Prieto. Los jóvenes aseguran que tuvieron dudas de que fuesen realmente policías y huyeron del lugar, pisando a uno de los agentes con las ruedas del coche. Fue este policía el que, mientras sus compañeros trataban en vano de detener el coche, sacó su arma reglamentaria y, desde el suelo, disparó hasta en tres ocasiones contra el vehículo. El agente alega que temió por la vida de su compañero, que tuvo que esquivar al coche. Las tres balas impactaron en el auto: uno en la ventanilla, otro en la puerta del conductor y otro en una aleta.

Los jóvenes fueron detenidos en la calle Luis José de Ávila, y sus familias denunciaron además que habían sido tratados con gran brusquedad por los policías. La chica sufrió un ataque de ansiedad, y el conductor fue detenido, acusado de un delito de atentado y otro de lesiones. Ahora, los dos jóvenes acusan a los agentes de homicidio por imprudencia en grado de tentativa, además de lesiones y simulación de delito.

Compartir el artículo

stats