Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Belén Suárez Prieto Portavoz de la nueva iniciativa de izquierdas que quiere presentarse a las elecciones

"Queremos aglutinar el voto a la izquierda del PSOE y hacer una ciudad más amable"

"Siento cierto aroma clasista en todo lo que rodea la polémica del traslado de la Escuela de Minas a Mieres, y ese olor no me gusta"

Belén Suárez Prieto, ayer, en Oviedo. Miki López

Belén Suárez Prieto (Oviedo, 1968) es filóloga, programadora cultural e impulsora de programas sociales como las meriendas y los desayunos solidarios. Ahora da el salto a la política, como cabeza visible de un nuevo movimiento de unidad popular.

–¿Esta es la nueva marca de Podemos en Oviedo?

–No, y no se llama "Unión Popular", eso es un equipo de fútbol de Langreo. No somos el embrión de un partido político, solo es una iniciativa que pretende acabar conformando una candidatura. Y tampoco es Podemos. Llevamos meses reuniéndonos. Hay gente que milita en Podemos, en IU, de asociaciones culturales... Personas progresistas. Empezamos con conversaciones respecto a la ciudad y con el disgusto ante muchas decisiones del gobierno municipal actual. Muchos de nosotros venimos de trabajar con la gente más vulnerable y estamos, además, un poco asustados ante los augurios de este otoño y este invierno, que parece que va a ser duro.

–¿Entonces no se le puede presentar como candidata?

–Yo estoy dispuesta a serlo, pero de momento esto está empezando. Queremos conformar una candidatura unitaria para presentar una alternativa real al gobierno de la ciudad. Si de ese proceso se llega a la conclusión de que sea una buena candidata, estoy dispuesto a serlo.

–Quieren integrar a partidos como IU, pero ellos no sabían nada, están sorprendidos.

–Desconozco su sorpresa. Habrá que hablar con ellos, que reunirse y plantear lo que pretendemos. Ver si se puede llegar a un entendimiento. No queremos ser una formación, no van a salir unas nuevas siglas, queremos integrar organizaciones políticas, sindicales y del movimiento ciudadano inquieto.

–Suena a Yolanda Díaz.

–Pero no somos el brazo de Sumar en Oviedo. La ministra ya anunció que con su proyecto no iba a concurrir a las elecciones municipales ni autonómicas. Puede que sea parecido, pero no queremos dejar de lado a las organizaciones políticas.

–Usted fue militante del PSOE.

–Durante 10 u 11 años. Dejé la AMSO en 2013.

–¿Por qué poner esto en marcha?

–Porque lo ideal, en el panorama político ovetense, es que el voto de izquierdas a la izquierda del PSOE se aglutine en una única candidatura.

–¿Qué les diferencia?

–Hay cuestiones clave como la Ronda Norte. El PSOE de Oviedo está a favor, nosotros no la queremos. Y el protocolo de La Vega, que firmaron tres administraciones, dos de ellas socialistas, no nos gusta nada. Ni la idea del rascacielos ni que se rompa la unidad del conjunto histórico.

–¿Qué ciudad proponen?

–Una amable con sus habitantes, muy cuidadosa con el medio ambiente, que piense en la bicicleta y el transporte público. Y también una ciudad que sea capaz de acompañar a los que menos tienen. No es solo aumentar las becas, sino que esas personas se sientan acompañadas. Me gustaría llevar lo que he hecho en los barrios a las instituciones. Cuidar el desvalimiento de esa gente.

–¿Con qué modelo económico de ciudad?

–Buen uso y redistribución de los recursos. Intermediación en los precios de alquiler de los locales comerciales, que el pequeño comercio no vea lastrada su actividad por ese problema. Y hacer cosas pensando en el turismo pero de un modo sostenible y cuidadoso. Oviedo no es París ni Barcelona, pero la voracidad turística choca con el bienestar del vecindario.

–Su barrio, el Antiguo.

–Está en una encrucijada, no puede caer en el modelo exclusivo turístico, tiene la concentración del ocio nocturno pero hay que pensar en los vecinos.

–¿Qué opinan de la polémica de Minas?

–No nos gusta nada este enfrentamiento institucional con la Universidad y el Ayuntamiento de Mieres. Respetamos y entendemos la autonomía universitaria. Siento un cierto aroma clasista en esta polémica, y ese olor no me gusta. Por otra parte, sí nos parece bien lo que urge, que es la reagrupación de las sedes judiciales.

Compartir el artículo

stats