Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La joven del coche tiroteado en Oviedo, al 112: "Nos siguen unos que se hacen llamar policías"

"Perdón, me marché corriendo... una experiencia más", dijo el conductor tras ser interceptado por los agentes de la Policía Local de Oviedo

La detención de los dos jóvenes. | Cedida por la TPA

Los dos jóvenes que fueron detenidos el pasado mes de junio tras huir de dos agentes de paisano de la Policía Local de Oviedo, uno de los cuales fue arrollado y llegó a disparar tres veces contra el vehículo, han ofrecido versiones muy diferentes de lo ocurrido. La joven que iba de acompañante, por ejemplo, primero admitió ante la Policía Nacional que los agentes habían enseñado sus placas, para luego diluir en el juzgado esta afirmación, indicando que "llevaban algo colgado del cuello, que no pudo distinguir lo que era". Esta última versión se contradice con la conversación que mantuvo esta joven con una operadora del 112 Asturias, a la que ha tenido acceso este periódico. En la conversación, la joven, con una voz aparentemente angustiada, asegura a la operadora: "Hola, estamos en Oviedo. Nos están persiguiendo unos que se hacen llamar por (sic) policías. La placa no parecía oficial. Nos han disparado y nos han reventado un cristal".

Para el letrado que defiende los intereses de los dos policías, Carlos Hernández Fierro, esta grabación demuestra que "los agentes efectivamente se identificaron como policías. Pero es que el resto de la grabación, en la que se cuela la conversación entre los agentes que detuvieron el vehículo y el joven que lo conducía, también evidencia, siempre según el letrado de los policías, que era perfectamente consciente de lo que había hecho.

"Son policías, son policías, nos acaban de poner las sirenas", dice la joven, en el momento en que el vehículo es interceptado por los agentes. Por detrás se escucha a un agente gritar al conductor: "Al suelo, al suelo". La chica añade: "Cuidado, cuidado, no hemos hecho nada". Y luego pregunta al agente: "Pero, ¿qué pasa? ¿Qué pasa?". A lo que el policía responde: "¿Cómo que qué pasa? Le pegaste a un compañero". Entretanto, con un hilo de voz, el conductor dice: "Perdón, me marché corriendo". Y luego: "Perdón, una experiencia más en la vida".

Uno de los policías, el que disparó al vehículo cuando huía y parecía que iba a arrollar al agente otro agente actuante, sigue de baja después de ser golpeado en una pierna. El otro se reincorporó al servicio hace una semana, tras curar de sus lesiones en una mano. Los dos jóvenes están investigados por un delito de atentado a la autoridad. La joven por su parte ha presentado una denuncia en la que acusa a los agentes de homicidio imprudente en grado de tentativa. La magistrada Simonet Quelle decidirá en breve si la archiva o le da curso. Los cuatro declararon este viernes ante la jueza.

Compartir el artículo

stats