Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oviedo bate tres récords de temperaturas en un verano más soleado de lo habitual

El 17 de julio, debido a las olas de calor, el termómetro de la estación meteorológica de la capital registró su nivel más alto: llegó a 39 grados

Termómetro en Oviedo Luisma Murias

La estación meteorológica de Oviedo batió durante este verano, que acaba de echar el telón para dejarle paso al otoño, tres récords históricos de temperaturas y uno ligado al número de días de tormentas. Algunas de esas marcas habían permanecido imbatidas durante casi dos décadas. Así, la capital asturiana superó el 17 de julio, cuando diversas olas de calor azotaron sin descanso la península Ibérica, su temperatura máxima diaria más alta. La estación meteorológica ovetense –en El Cristo– llegó ese día a los 39 grados, que son dos más que la vez anterior en la que más calor había hecho en la capital asturiana, el 18 de julio de 2016. Esa estación lleva recogiendo datos desde 1972.

En líneas generales, el verano fue en Oviedo más caluroso y algo más seco (esta afirmación con algún matiz) de lo habitual, según los datos que acaba de presentar la Agencia Estatal de Meteorología en Asturias (Aemet) y que analiza lo que define como verano meteorológico (diferente al astronómico, que terminó hace una semana) y que va del uno de junio hasta el uno de septiembre. Exactamente tres meses en los que este año se marcaron cuatro récords, la mayor parte de ellos durante las olas de calor de finales de julio.

En líneas generales, se batió el récord de temperaturas medias durante un verano en la capital. Se alcanzaron durante esos tres meses los 19,7 grados, una décima más que el mayor hito anterior que se había marcado en la época estival de 2003, hace 19 años.

La media fue más alta de lo normal y, lógicamente, eso influyó en que las mínimas fueran también más elevadas de lo normal. Se alcanzaron los 15,6 grados superando, también por una décima, el récord anterior que también había quedado establecido en 2003. La otra marca superada en cuanto a temperaturas fue la de la máxima diaria. Eso ocurrió el 17 de julio, en plena ola de calor. Ese día el preciso termómetro de la estación meteorológica de la Aemet marcó los 39 grados. Una cifra nunca vista hasta este año. No fue, no obstante, la más alta registrada en la región, porque hubo estaciones meteorológicas como las ubicadas en Amieva, Piloña, Ronzón (Lena), y la de Soto de la Barca (Tineo), que superaron los 40 grados.

Pero hay otra marca que se batió durante este verano que fue cuanto menos curiosa y que deja en evidencia que hubo calor, pero también lluvias. Un poco de todo. Según los datos del instituto meteorológico, este verano se registró el número de días de tormenta más alto desde que hay registros (este dato en concreto lleva midiéndose desde 1973). Fueron, en total, 19 los días en los que hubo rayos y relámpagos sobre el concejo ovetense. La anterior marca estaba en 16.

Al final, este verano fue en Oviedo algo más soleado de lo habitual. Hubo durante los tres meses analizados 536,5 horas de sol, que son un poquito más de lo normal. Todo gracias al mes de julio en el que hubo 239 horas de sol, muy por encima de lo que es habitual.

Mirando ya al mañana, la previsión de la agencia meteorológica es la de que este otoño será, en líneas generales, seco. Eso quiere decir que habrá menos precipitaciones de lo habitual. También pronostican que será algo más caluroso de lo normal. Para la agencia estatal ese otoño meteorológico acaba en diciembre. Será entonces el momento de ver si se baten nuevos récords.

Compartir el artículo

stats