Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ballesol construirá la nueva residencia para ancianos en las cercanías del HUCA

La compañía, que ha adquirido los terrenos a Contrucciones Campelo tras su renuncia de esta empresa la obra, proyecta un centro de alto "standing"

Una máquina trabajando en los terrenos de la futura residencia para ancianos. J. L. S.

La compañía Ballesol construirá una residencia para ancianos en el entorno del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) después de haberle comprado el terreno a la asturiana Construcciones Campelo, que había renunciado a desarrollar las obras. Durante estos días varias máquinas han entrado a trabajar en la parcela ubicada en el barrio de Prado de La Vega para realizar los primeros sondeos, aunque las obras del edificio tardarán todavía unas semanas ya que está pendiente de la concesión de una licencia final. La empresa aún debe presentar en las dependencias municipales un último estudio geotécnico.

Ballesol asume de esta forma un proyecto que inicialmente había sido diseñado por la constructora avilesina Campelo, que ha decidido deshacerse de los terrenos tras no poder asumir los trabajos proyectados debido a la crisis del coronavirus. De hecho, el cartel anunciando que en esa parcela iba a construirse una residencia de ancianos lleva varios años anclado sobre el terreno verde que envuelve al HUCA. El empresario avilesino Manuel Campelo había adquirido los 3.000 metros cuadrados a Sogepsa, la sociedad de gestión y promoción del suelo que se había encargado de la urbanización de lo que ahora es el barrio de Prado de la Vega.

En un principio, el edificio que había proyectado la compañía asturiana iba a tener capacidad para 280 residentes; sin embargo, los nuevos propietarios han transmitido que pretenden cambiar el modelo. Esa es una de las razones por la que la solicitud de las licencias urbanísticas esté demorándose. Según apuntaron fuentes conocedoras de la operación, Ballesol pretende levantar una residencia de más alto "standing" que la que inicialmente estaba prevista. Por eso, la compañía ha tenido que readaptar el proyecto, más ambicioso. Una consecuencia de este cambio será que la nueva residencia tendrá algo menos de capacidad que la inicialmente proyectada por Campelo.

La intención del Ayuntamiento de Oviedo y más concretamente del área de Urbanismo que dirige Nacho Cuesta es la de agilizar lo máximo posible la concesión de las licencias urbanísticas para que proyectos como el que ahora planea Ballesol puedan ponerse en marcha cuanto antes. Lo más rápido posible, con el fin de evitar que haya atascos.

Los terrenos en los que se asentará este nuevo centro de mayores se sitúan en la margen drecha de la calle Molinos de Sinicio en sentido hacia el hospital. En la actualidad la zona está ocupada por una arboleda sobre la que están trabajando algunas de las máquinas estos días, y atraviesan su superficie algunos de los senderos creados por los vecinos de La Corredoria y otros barrios colindantes para desplazarse a pie para trabajar o acudir a las consultas del complejo sanitario.

Campelo había obtenido la licencia para realizar las obras unos meses antes de que estallara la pandemia del coronavirus. Evidentemente, la crisis sanitaria hizo que los trabajos quedaran en el dique seco. Según lo previsto inicialmente, el plazo de ejecución de este nuevo geriátrico iba a ser de 20 meses. Lo proyectado era que la residencia tuviera un centenar de habitaciones dobles y cinco apartamentos independientes para matrimonios dentro del mismo edificio. Iba a contar también con varias zonas comunes como comedores, cocinas y varias salas para realizar actividades.

Esta residencia de ancianos que ahora ha cambiado de manos será la primera en una zona de Oviedo que se encuentra en plena expansión y que está creciendo con fuerza, con el HUCA como palanca de este impulso demográfico. Poco a poco, alrededor de este enorme centro hospitalario van creciendo y floreciendo otros espacios ligados con la actividad sanitaria.

Ballesol es un grupo empresarial que nació hace más de 40 años en Madrid con la apertura de su primera residencia para ancianos en la localidad de Majadahonda. Desde entonces, ha experimentado un crecimiento exponencial. En Asturias ya cuentan con un centro residencial para ancianos, ubicado en la calle Velázquez de Gijón, dosde sus instalaciones cuentan con capacidad para 167 residentes.

Compartir el artículo

stats