Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así se forma la Policía Local de Oviedo para realizar test de drogas a los conductores

Una veintena de agentes se forman para realizar la prueba: "Detectar que alguien va ‘puesto’ al volante puede llegar a salvar vidas"

Así funciona el "drogotest": una veintena de policías locales se forma en Oviedo para hacer estas pruebas en los controles de tráfico

Así funciona el "drogotest": una veintena de policías locales se forma en Oviedo para hacer estas pruebas en los controles de tráfico Irma Collín

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Así funciona el "drogotest": una veintena de policías locales se forma en Oviedo para hacer estas pruebas en los controles de tráfico Lucas Blanco

"Detectar que alguien va ‘puesto’ de LSD u otra droga al volante puede llegar a ser determinante para salvar vidas". Los subinspectores Javier Iglesias y Bernardo González completaron este jueves una misión primordial para mantener a raya a quienes osen conducir bajo el efecto de las drogas.

Ambos fueron los encargados de coordinar una formación de tres días impartida en el cuartel del Rubín por juristas, expertos en medicina legal y seguridad vial con la finalidad de que 20 agentes de la Policía Local obtengan la titulación para poder realizar "drogotest" durante los controles de Tráfico.

Un agente impregnando de saliva el test antidroga de la Policía Local.

Fue en la última sesión de ayer cuando los efectivos municipales pudieron realizar con sus propias manos la prueba que el cuerpo sólo suelen realizarse a pilotos que presentan un comportamiento "extraño, alterado o incluso agresivo" que previamente dan negativo en el control de alcoholemia. "En caso de dar positivo por alcohol, se abre directamente expediente sancionador sin necesidad de practicar la prueba de drogas porque ya queda demostrado que el denunciado no estaba en condiciones para conducir", explicó González.

En caso de que una persona dé positivo bien por drogas o por alcohol, los policías juegan un papel fundamental a la hora de determinar si el responsable del vehículo se enfrenta a una sanción administrativa o penal. "Debemos estar muy atentos para decidir si el consumo afecta a la conducción y, si es el caso, el denunciado se enfrentará a una sanción penal", puntualizó Javier Iglesias. Por contra, en caso de no apreciar afectación de las facultades cognitivas del conductor, el castigo se quedaría en una multa de unos 1.000 euros y la retirada de seis puntos de carné.

Las charlas promovidas por la concejalía de Seguridad Ciudadana giraron en torno a la importancia de saber detectar síntomas de drogadicción mediante una serie de consejos recogidos por los protocolos internos de la Policía. "Si ves unas pupilas dilatadas y hay poca luz es que algo raro está pasando", puso Bernardo González como ejemplo, junto a otros aspectos como la hiperactividad. "Mientras que la alcoholemia se caracteriza por el decaimiento, en el caso de las drogas el efecto suele ser el inverso", añadió.

Comprobación de que el test se pone de color azul.

Superadas las sesiones de Power Point, los efectivos recrearon los cuatro pasos para realizar el "drogotest" con éxito. En primer lugar, el conductor debe ser trasladado al furgón donde está instalado el aparato. Una vez allí se le entrega el test. El piloto debe retirar el tapón de isopo utilizado para recoger la muestra de saliva. Uno voluntario representó cómo el elemento de recogida de la muestra tiene que ser puesto bajo la lengua y pasado entre las mejillas y los dientes durante unos cinco minutos para garantizar que se recoge suficiente saliva. Pasado este tiempo, en el interior de la cápsula trasparente sobre la que se sostiene la muestra se pone de color azul. Es entonces cuando se vuelve a colocar el tapón y la muestra se introduce en la máquina de análisis. "En cuatro o cinco minutos ya tenemos el resultado", indicaron los mandos encargados de la formación.

Colocación del capuchón del test.

Si finalmente la prueba resulta positiva, los policías deberán poner en práctica los conocimientos adquiridos durante la parte teórica en materia judicial. El miércoles se pasó por el Rubín el Fiscal Decano, Jefe de la Demarcación de Langreo, José Carlos Conde Crespo, quién subrayó la importancia de cumplimentar bien los partes para facilitar la labor de quienes posteriormente tiene que valorar el tipo de sanción a imponer al infractor. "En los partes tenemos que explicar bien las causas por las cuales creemos que el propuesto para sanción tenía mermadas las condiciones para conducir", comentó a Iglesias a los alumnos, utilizando para ello los modelos elaborados por el cuerpo en base la última normativa para este tipo de actuaciones en 2017.

Para conocer mejor los efectos de las drogas, los alumnos asistieron el martes a una clase magistral del profesor jubilado de Medicina Legal y Forense José Ángel Rodríguez Getino, quien desveló algunas claves para reconocer los síntomas del consumo de los cinco diferentes tipos de droga que detecta el equipo utilizado por la Policía.

Introducción de la muestra en el drogotest, para conocer el resultado cuatro o cinco minutos más tarde.

Cinco sustancias

Según explicó el subinspector Bernardo, las sustancias más habituales detectadas son el cannabis, la cocaína, el LSD o incluso la heroína, si bien reconoció que, en el caso de Oviedo, los positivos por droga son relativamente escasos. "Solemos hacer las pruebas los fines de semana y como mucho podemos detectar dos o tres positivos al mes", contó un González que dijo haber sido pionero en esto tipos de test por parte de la Policía Local "hace muchos años", cuando los controles aleatorios hacían que los positivos se multiplicasen. "Había jornadas en las que teníamos un 15 o un 20% de positivos", rememoró.

Respecto al tiempo de detección de las distintas drogas, Javier Iglesias indica que en algunos casos pueden dar positivo "personas que consumieron cinco días antes". En esos casos, recordó, las sanciones son administrativas, pues aparentemente los conductores no parecen tener las cualidades mermadas. También advirtió que "los consumidores habituales" son carne de cañón para dar positivo en los controles incluso aunque lleven más de cinco días sin consumir. "Puede que en el organismo queden restos de la sustancia", dijo confiado en que la realización de este tipo de pruebas disuada a muchos de exponerse a perder el control al volante.

Compartir el artículo

stats