Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jennifer Fernández: "La principal tasa de suicidio se da en adolescentes y mayores de 60 años"

"Tras la pandemia, vemos muchos jóvenes con ideas de quitarse la vida", dice la responsable de Psiquiatría Infantil y de Adolescencia del HUCA, en el estreno de la Escuela Municipal de Salud

Jennifer Fernández, ayer, al inicio de su charla en El Cortijo. Miki López

El centro social El Cortijo, situado La Corredoria, acogió ayer una charla sobre el suicidio de manos de la doctora Jennifer Fernández, responsable de la unidad de Psiquiatría Infantil y de la Adolescencia del HUCA. El acto, organizado por la Escuela Municipal de Salud del Ayuntamiento de Oviedo, giró en torno a los trastornos de salud mental más comunes actualmente en la sociedad, como la ansiedad, la depresión o el suicidio. Sobre este último, Fernández comentó que "es en los mayores de 60 años y en los adolescentes donde más casos de suicidio se dan". En ambos grupos de edad, las causas van desde problemas económicos, emocionales o de consumo de sustancias. No obstante, los factores de riesgo en personas mayores de 60 años son diferentes a los de un adolescente, "por lo que no se puede hablar de un prototipo exacto", afirma Fernández.

Las causas que pueden llevar a alguien a poner fin a su vida pueden ir desde condiciones sociales, culturales, familiares o de salud mental. "Esta interacción de condicionantes en una persona vulnerable es lo que puede llevar a que, en un momento dado, pueda cometer el suicidio", cuenta Fernández. La prevención se convierte en un pilar fundamental para tratar la problemática. "Es un tema tremendamente complejo y por ello, anticiparse y prevenirlo es igualmente complicado. Sin embargo, hay ciertas estrategias que han demostrado ser útiles para intentar prevenir. Los profesionales, si detectamos algún trastorno, podemos actuar de forma precoz y tratar de atajar el problema", afirma la doctora.

Como experta en psiquiatría infantil y de la adolescencia, Fernández observa cambios en los perfiles de pacientes adolescentes que llegan a consulta, sobre todo a raíz de la pandemia. "Antes, aparte de por problemas emocionales, también nos llegaban cuadros de alteraciones de conducta. Ahora, tras la pandemia, lo que vemos son muchos adolescentes que acuden con ideas o intentos de suicidio. En esta franja de edad sí hemos visto un aumento notable". En cuanto a los perfiles, es en los varones adolescentes donde más casos se aprecian, algo que también se ve en adultos.

Recurrir a la pedagogía es otra de las claves que los expertos apuntan para desestigmatizar a los pacientes. "El estigma creo que es un problema más de la sociedad, y de los prejuicios que de quien lo sufre. Creo que, si hacemos campañas de concienciación y visibilización bien orientadas podemos ayudar", manifiesta Fernández.

Compartir el artículo

stats