Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Desarme ficha nuevas guardianas

La cofradía del tradicional menú nombra embajador permanente al Club de Guisanderas: «La fiesta sale ganando con su amistad»

Miguel Ángel de Dios (a la izquierda) y José Luis Álvarez Almeida (cuarto por la izquierda) posan con las integrantes del Club de Guisanderas, con Amada Álvarez (segunda por la izquierda) a la cabeza. | Luisma Murias

Los callos con garbanzos y bacalao, los callos y el arroz con leche tienen desde este martes unas nuevas y poderosas aliadas para llegar con éxito a un mayor número de paladares. La cofradía del Desarme, el tradicional menú surgido en Oviedo durante las Guerras Carlistas en 1836, nombró oficialmente a las integrantes del Club de Guisanderas de Asturias como embajadoras permanentes de la tradicional fiesta gastronómica de la capital. «La fiesta sale ganando con su amistad», declaró el cofrade mayor, Miguel Ángel de Dios.

La Taberna Salcedo, en Teatinos, fue el lugar elegido para esta histórica alianza que busca ganar prescriptores del menú carbayón en establecimientos de toda Asturias. «Las invitamos a que el día 19 ofrezcan también en sus locales nuestro menú, aunque la prioridad es que la gente venga a vernos a Oviedo», puntualizó un Miguel Ángel de Dios que, por segundo día consecutivo, paladeó los tres platos típicos del Desarme, que hoy volverá a degustar en Santander, con motivo de la presentación de las jornadas en el Casino de la capital montañesa.

El nexo entre el Club de Guisanderas y la Cofradía del Desarme, más allá de que ambas se incubaron desde la patronal Otea, tuvo un importante punto de partida el pasado año cuando su presidenta, Amada Álvarez, fue nombrada como embajadora honorífica con motivo del Gran Capítulo.

Ese primer contacto dio lugar a la comida de confraternización de este martes, en el que las asistentes juraron oficiosamente vender las delicias del menú, cuyas jornadas gastronómicas se ofertarán oficialmente en 68 establecimientos de Oviedo entre los días 14 y 19 de este mes.

Al acto de hermanamiento acudió también el presidente de Otea, José Luis Álvarez Almeida, que mostró su satisfacción por la camaradería y ánimo de colaboración mostrado por los hosteleros que integran ambos colectivos. En el mismo, las socias del Club de Guisandera recibieron unos diplomas que dieron fe de su compromiso con el Desarme, los cuales colocarán a buen seguro en un lugar bien visible cuando el próximo día 19 oferten en sus negocios un menú de origen ovetense, pero que, tras casi dos siglos de historia, goza de popularidad en todos los rincones de Asturias.

Compartir el artículo

stats