Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cerrar Minas en la Noche Blanca "ofende a los ovetenses", acusa Canteli al Rector

Texto íntegro de la misiva del regidor ovetense al máximo responsable de la Universidad

Por la izquierda, José Luis Costillas, Francisco Javier Iglesias, Alfredo Canteli, Juan Carlos Rodríguez-Ovejero y Mario Arias, a la entrada de Minas, tras cancelarse las visitas al centro en la Noche Blanca. LNE

El alcalde de Oviedo, el popular Alfredo Canteli, ha remitido una carta al rector de la Universidad de Oviedo, Ignacio Villaverde, en la que le pide que se disculpe "con todos los ovetenses" por su decisión de cancelar la visita guiada a la Escuela de Minas programada en la reciente edición de la Noche Blanca de Oviedo, que se celebró el pasado sábado. "Tomó esa medida cuando se enteró que yo iba a visitar la Escuela, con la clara intención de ofenderme personal e institucionalmente. Pero lo triste es que no me ofendió a mí; ofendió a todos los ovetenses", asegura el regidor ovetense en la carta, a la que ha tenido acceso LA NUEVA ESPAÑA y que se reproduce íntegramente en esta página.

Canteli afea a Villaverde que informase de la suspensión de la actividad "apenas una hora antes de la anunciada para el inicio de las visitas" y le recuerda que las instituciones deben estar por encima de sus eventuales representantes: "Que usted y yo discrepemos sobre cuál debe ser el futuro de la Escuela de Minas no supone que el Ayuntamiento dé la espalda a la Universidad y proceda a faltarle al respeto a esa institución o a la comunidad universitaria de nuestra ciudad, a la que tanto queremos y admiramos los ovetenses", sostiene Canteli, que insiste en que "esa discrepancia" sobre el futuro de la Escuela "no justifica que se comprometan las relaciones entre dos instituciones que son muchísimo más importantes que usted y yo".

El regidor va más allá y ejemplifica con el respeto institucional que él mantiene respecto al Presidente del Principado, pese a considerarle responsable último del traslado de Minas a Mieres: "soy muy consciente de que Adrián Barbón es el responsable último de que ese expolio pueda producirse, pero jamás le he ofendido ni personal ni institucionalmente".

A juicio de Canteli, Villaverde "nunca ha buscado la estabilidad en la relación entre la Universidad de Oviedo y el Ayuntamiento", y asegura sentir que el catedrático de Derecho Constitucional "es un rector anti-Oviedo" y que ha cometido "un tremendo error" por el que "debería pedir disculpas a los ovetenses".

Una decisión "unilateral e inaceptable"


Señor Rector:

Le escribo esta carta para trasladarle oficial y formalmente mi más enérgica queja por el trato que dio a los ovetenses el pasado sábado 1 de octubre, durante la Noche Blanca, impidiendo que pudieran visitar los laboratorios y las instalaciones de la Escuela de Minas de Oviedo, tal y como se anunció en la programación de esta especial jornada en nuestra ciudad.

La actividad fue aprobada por la Universidad en julio sabiendo que incluía la actuación del Coro Minero de Turón y las visitas a las instalaciones de la Escuela. Así consta en las comunicaciones remitidas a los responsables de este centro y así le fue confirmado a los programadores de la Noche Blanca. Por ello, resulta inaceptable que, unilateralmente, usted decidiera suspender parte de esa programación apenas una hora antes de la anunciada para el inicio de las visitas y, mucho más, teniendo en cuenta las disculpas que planteó (ahorro energético, falta de permiso. . .) para ocultar que, realmente, tomó esa medida, cuando se enteró que yo iba a visitar la Escuela, con la clara intención de ofenderme personal e institucionalmente.

Pero lo triste es que no me ofendió a mí; ofendió a todos los ovetenses, porque esa noche yo no acudía como Alcalde a la que fue mi Escuela; lo hice como un ovetense más, igual que fui al Museo de Bellas Artes, y otros años a la Catedral o Las Pelayas, sin ningún protocolo oficial y sin anunciar mi presencia a los responsables de estos referentes de nuestra ciudad.

Quería visitar la Escuela de Minas con un buen amigo que también estudió en ella, Juan Carlos Rodríguez-Ovejero, presidente de la Asociación Asturiana de Amigos de la Ópera, para recordar viejos tiempos en un centro universitario muy querido por todos los ovetenses. No iba para reivindicar que permanezca en Oviedo, a lo que nunca renunciaré; sólo quería disfrutar como un ciudadano más de una Escuela que esta ciudad ayudó a construir con los impuestos de todos sus vecinos y que tiene un patrimonio industrial y docente que los ovetenses merecen conocer.

Que usted y yo discrepemos sobre cuál debe ser el futuro de la Escuela de Minas no supone que el Ayuntamiento dé la espalda a la Universidad y proceda a faltarle al respeto a esa institución o a la comunidad universitaria de nuestra ciudad, a la que tanto queremos y admiramos los ovetenses. Desde que se planteó esta cuestión, ha tenido usted pruebas suficientes de que Oviedo mantiene sus compromisos con la Universidad y renueva los convenios y acuerdos que tiene con ella en muchas otras materias. Entiendo que le moleste que le llevemos la contraria en unos planes que ni usted mismo parece tener muy claros –salvo en lo que respecta a Minas–, visto el cambio que ha aceptado sin reparos para sustituir los que presentó al Consejo Social por los que planteó el Presidente del Principado en la Junta General, pero esa discrepancia no justifica que se comprometan las relaciones entre dos instituciones que son muchísimo más importantes que usted y que yo. Y, por supuesto, tampoco justifica, en ningún caso, que se vulnere el trato de cortesía y respeto del equipo rectoral hacia los ovetenses.

Desde que fue nombrado rector ha mantenido usted una actitud poco amigable con Oviedo, y la prueba más evidente es que haya planteado trasladar una Escuela, que usted sabe muy bien que es muy especial para esta ciudad, sin una sola conversación sobre ello con este Alcalde, porque un whatsapp unas horas antes de dar a conocer sus planes no me parece que demuestre ninguna voluntad de diálogo ni de consenso ni, tan siquiera, del más mínimo respeto que debe existir entre instituciones. Usted nunca ha buscado la estabilidad en la relación entre la Universidad de Oviedo y el Ayuntamiento, ni cuando hizo su plan ni cuando, como Alcalde, hice lo que usted sabía que iba y tenía que hacer: defender la permanencia de Minas (por cierto, con un mandato de todos los grupos municipales). Desde el primer momento fomentó la confrontación, despreció a la Escuela y a sus equipos directivos y docentes y fue incapaz de propiciar un encuentro para revertir su falta de respeto –no a mí, sino a los ovetenses, a los que como Alcalde represento– inicial al plantear el traslado sin ninguna conversación con el Ayuntamiento.

Realmente siento que usted es un rector anti-Oviedo y lo expresé con total convencimiento ante su decisión de cerrar la Escuela de Minas a los ovetenses, no como un gesto de campaña preelectoral como usted afirma, quizás porque quien realmente parece estar permanentemente en campaña electoral, y no precisamente para ámbitos universitarios, es usted.

El Ayuntamiento de Oviedo siempre va a apoyar a la comunidad universitaria de los campus de nuestra ciudad. En esa línea, ya le he expresado al Presidente del Principado la voluntad del Gobierno que presido de contribuir en todo lo que esté en su mano a hacer realidad el ambicioso y difícil plan que presentó en la Junta General para trasladar centros universitarios a los edificios del antiguo hospital y, al tiempo, resolver la reunificación de sedes judiciales. Pero esa colaboración no implica que renunciemos a seguir defendiendo que Minas continúe en Oviedo. Y le pongo un ejemplo para que vea lo distintos que usted y yo somos: soy muy consciente de que Adrián Barbón es el responsable último de que ese expolio pueda producirse, pero jamás le he ofendido ni personal ni institucionalmente.

Sinceramente, creo que ha entrado usted en una deriva que en nada beneficia a la Universidad que los ovetenses tanto admiramos, queremos y apoyamos. El sábado, suspendiendo por un cabreo personal la actividad programada y aprobada en Minas, cometió usted un tremendo error como responsable institucional de la Universidad de Oviedo y debería pedir disculpas a los ovetenses, que fueron los realmente damnificados con su extemporánea decisión.


Alfredo Canteli

Alcalde Oviedo

Compartir el artículo

stats