Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La multinacional química IFF superará los 400 empleos en su traslado al Vasco

Los promotores del complejo dan por cumplido el objetivo de generar más de 1.000 puestos de trabajo cuando todos los espacios estén funcionando

Transeúntes pasando ante el complejo del Vasco. | Irma Collín

La multinacional química estadounidense International Flavors & Fragrances (IFF) doblará su apuesta en Asturias en el traslado de sus oficinas al Vasco. La compañía, que operaba en Tamón (Avilés) desde principios del año pasado con 138 trabajadores, anunció en verano que llevaría sus servicios centrales al complejo del Vasco y crecería hasta 180 trabajadores. Ahora, cuando la empresa ya ha cerrado su traslado a los locales en la calle de los Aparejadores, la segunda planta del Vasco, el número total de puestos de trabajos para esas oficinas superará los 400 empleados.

Así lo anuncian los promotores del complejo que se alza entre las calles Martínez Vigil y Víctor Chávarri, al tiempo que se felicitan al ver logrado uno de los objetivos que se marcaron con la puesta en marcha de este proyecto, crear al menos mil puestos de trabajo en la ciudad. La apuesta de IFF, con más de 400 empleados, hace de la multinacional química el gran motor de la empleabilidad en el Vasco. Le seguirá el proyecto sociosanitario, con 300 nuevos empleos, aunque en este caso tardará más en convertirse en una realidad. Esas residencias están pensadas para ocupar dos torres que todavía no se han empezado a construir, en la parte superior del Vasco. La previsión, indican fuentes próximas a la operación, es que la construcción de esos edificios, los últimos que quedan por levantar en el complejo, empiecen dentro de pocas semanas, entre diciembre de este año y enero del próximo.

Solo esos dos proyectos sumarán más de 700 empleos. En tercer lugar, ya en funcionamiento, está la planta de restauración, un nivel por encima del de las oficinas de IFF, donde solo el proyecto de la gran sidrería de Tierra Astur y el del espacio de Nacho Manzano suman más de 170 puestos de trabajo.

El resto de actividades, donde comparten espacio un supermercado, un bazar, las oficinas de Aqualia, un gimnasio o un espacio de ocio digital y e-sports, rondan los 250 empleos, según la estimación que hacen los promotores del Vasco. Ahí se incluye también el hotel, que ocupará otra de las torres de la parte superior y que en este caso ya se encuentra rematando la fase de construcción. La previsión es que haya entrado en funcionamiento en verano del año que viene.

Respecto a IFF, que serán vecinos de Aqualia en el Vasco, ahora mismo están pendientes de recibir la licencia municipal para iniciar las obras de adecuación de sus oficinas dentro de unos quince días. Su traslado definitivo al Vasco está previsto para dentro de dos meses.

Las obras que necesita desarrollar la multinacional química en el complejo no son del todo sencillas, pues la instalación de sus servicios centrales incluye, además de oficinas, una parte dedicada a laboratorios e investigación.

Aunque de origen estadounidense, IFF opera en la actualidad en una veintena de países, tras su expansión a lo largo de 130 años de historia en la que ha ido combinando disciplinas más artesanales relacionadas con los sabores y los aromas con la innovación biotecnológica. En la actualidad es "líder mundial en alimentos, bebidas, salud, biociencia y experiencias sensoriales", y sus divisiones incluyen los cosméticos Lucas Meyer, el Laboratorio Monique Remy de extractos naturales y Tastepoint INC, una empresa destinada a ofrecer soluciones específicas sobre sabores y fragancias a terceros.

Compartir el artículo

stats