Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La estrecha relación con el HUCA, clave de la excelencia del centro de FP de Cerdeño

La mayoría de los alumnos de las titulaciones sanitarias cursadas en el equipamiento realizan sus prácticas en el complejo de La Cadellada

Alumnos en el laboratorio de Farmacia del CIFP de Cerdeño. | LNE

La cercanía a la "milla de la bata blanca" y las "inmejorables relaciones" con el HUCA tienen buena culpa de que el Centro Integrado de Formación Profesional (CIFP) de Cerdeño haya sido seleccionado para entrar a formar parte en la red estatal de centros de excelencia 2022, impulsada por el Ministerio de Educación.

El antiguo instituto de Secundaria, transformado en centro dedicado íntegramente a la FP en 2008, inició dos años después de aquel radical cambio un ambicioso proyecto para convertirse en referencia de los ciclos formativos relacionados con el mundo de los cuidados. "Un 70% de nuestros alumnos y titulaciones están vinculados al sector sanitario y eso fue un gran acierto que tuvo el Principado en 2010", indica Jorge Sauco, director del centro desde entonces.

Con un total de 1.450 estudiantes matriculados para las clases de unas 25 titulaciones, los ciclos de Imagen para el Diagnóstico y Radioterapia se han convertido en la punta de lanza de un equipamiento que, gracias a la distinción de "excelente", contará con financiación para dos ambiciosos proyectos con dos años de duración. "Uno tiene que ver con la formación virtual, profundizaremos más en el uso de simuladores, y otro tendrá un carácter más experimental en colaboración con el HUCA para la formación de ayudantes o auxiliares de ensayos clínicos", explica el directivo del centro.

El reconocimiento al que han tenido también acceso los CIFP de la Laboral de Gijón y Avilés, abre una nueva ventana de oportunidades para un espacio formativo que aspira a ser referente más allá de los límites de Asturias. "Aspiramos a que muchos profesores de otras autonomías vengan aquí a formarse", explica Saucedo.

Sin dejar de lado el objetivo de servir de punto de apoyo para el creciente polo biosanitario del entorno del HUCA, el CIFP de Cerdeño apunta entre sus cuentas pendientes la de colaborar con el Vivero de las Ciencias de la Salud de La Corredoria, el centro de titularidad municipal conocido como "Vivarium", aunque confía en pagarla pronto. "Esperamos firmar algún tipo de convenio que nos vincule y genere beneficios para ambas partes", añade Saucedo.

De momento, el equipo de 94 docentes que conforman la comunidad del centro situado junto al polígono industrial del Espíritu Santo espera seguir contribuyendo a formar cada curso a cientos de profesionales especializados en áreas como la radioterapia, el laboratorio o la farmacia, que cuentan con un alto índice de inserción laboral, al ser el de los cuidados uno de los sectores con mayor demanda de trabajadores desde el estallido de la pandemia.

Compartir el artículo

stats