Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las trabas del Principado a las terrazas del Antiguo de Oviedo lastran el turismo, avisa Otea

"Aquí llueve y con el sistema actual los clientes se mojan", dice Almeida ante el rechazo regional a los toldos a dos aguas en la zona protegida

Terrazas hosteleras en el Antiguo. LUISMA MURIAS

El rechazo de la consejería de Cultura del Principado a las terrazas hosteleras con toldos a dos aguas en el Antiguo lastra el turismo en Oviedo y es una amenaza "para la proyección positiva del sector en los próximos años". Es la rotunda queja de José Luis Álvarez Almeida, presidente de la patronal hostelera Otea, que reclama al Gobierno regional una apuesta por modelos similares a los que funcionan en otras ciudades españolas, como Salamanca o La Coruña. Así evitarán, dice el hostelero, "que el Antiguo vuelva los años setenta, cuando solo había maleantes".

La patronal de hostelería había propuesto que el casco viejo ovetense pudiese incorporar terrazas con toldos a dos aguas, lo que permite cubrir una mayor superficie que con las sombrillas de un único punto de apoyo, como ocurre en la actualidad. La idea de los hosteleros encontró la oposición de Patrimonio, dependiente de la consejería de Cultura, bajo el argumento de que restan visibilidad al conjunto histórico artístico del Oviedo Antiguo.

Álvarez Almeida ve un frontón en la postura de la consejera de Cultura, Berta Piñán, que la semana pasada subrayó en la Junta General, a preguntas de IU, que su departamento informó negativamente, por dos veces, contra la petición de los hosteleros que, por este motivo, no pudo incorporarse a la revisión de la ordenanza de terrazas que afronta el Ayuntamiento de Oviedo. "La de Cultura también es nuestra consejería y apreciamos que no se nos tiene en cuenta", dice Almeida, que subraya, en declaraciones a este periódico, la importancia de la hostelería para los cascos históricos. "Son zonas que necesitan de vida, luz y actividad, y ahí jugamos un papel clave".

Considera el presidente de Otea que las terrazas a con toldos a dos aguas son fundamentales para proteger a los clientes. "En Asturias llueve y con el sistema actual de paraguas de un solo punto de apoyo los clientes se mojan", defiende.

El informe emitido por el consejo de Patrimonio en respuesta al borrador del Ayuntamiento llevó a este último a retirar del texto las reivindicaciones hosteleras. Ante dicha decisión, Otea se dirigió a la consejería, obteniendo de nuevo un "no" a su petición. "No lo entendemos, son terrazas fácilmente desmontables como las actuales".

Otea aprecia falta de voluntad política para respaldar al sector. "Solo hay que ver las terrazas que hay en la plaza mayor de Salamanca, en María Pita (La Coruña) o Toledo para darse cuenta de que no pedimos ningún disparate", explica Almeida.

Desde la patronal, consideran que la revisión de la ordenanza impulsada por el ejecutivo municipal de PP y Cs es una oportunidad para abordar una revisión normativa para las instalaciones exteriores del sector, que abriría las puertas a un mayor desarrollo turístico en toda la región. "Si se aprueba en Oviedo se abriría el camino para el resto de Asturias", sentencia el empresario hostelero.

Compartir el artículo

stats