Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Muere el exedil del PSOE en Oviedo Francisco Angulo tras caer en la calle y golpearse en la cabeza

El psicólogo, de 84 años, volvía de un chequeo previo a un crucero cuando se desplomó y falleció en el acto cerca de su casa, en la avenida de Galicia

Agentes de la Policía Nacional, ayer, en el lugar del suceso. | LNE

Tenía 84 años, pero no los demostraba. Su plan para embarcarse en unos días en un crucero con su mujer era la clara muestra de que aún estaba lleno de vitalidad, pero de camino a casa se topó con la desgracia. Francisco Martín Angulo, doctor en Psicología y edil socialista del primer mandato democrático en Oviedo, encontró la muerte en la mañana de ayer cuando volvía de un chequeo médico en el centro de salud de La Lila previo a unas vacaciones que tenía preparadas junto a su inseparable esposa, la también exconcejala socialista Ana Bernardo. El que fuera director social de Hunosa murió en el acto tras caer en la avenida de Galicia, junto al portal 12, y sufrir un fuerte golpe en la parte frontal de la cabeza.

El suceso provocó un gran revuelo en una calle muy transitada a esas horas, cuando faltaban unos minutos para las diez de la mañana. La Policía Nacional se desplazó hasta la zona tras recibir una llamada que apuntaba a una caída desde una ventana, como informaron en un primer momento a quien requirió información oficial.

Pero los testimonios de diferentes testigos pusieron inmediatamente el foco en dos posibles causas del violento golpe: una indisposición o un tropezón.

Un portero encargado de varios bloques de pisos en esa acera volvía de recoger los cubos de basura cuando vio a un hombre que caminaba con las manos en los bolsillos desplomarse sobre el suelo. Inmediatamente, el conductor de un coche y un pediatra que circulaban por la zona corrieron a auxiliarle entre los gritos de varios peatones asustados por lo ocurrido. "Se cayó sin sacar las manos de los bolsillos y su cara quedó pegada contra el suelo", indicó uno de los testigos.

Inconsciente, trataron de reanimarle. En un principio respiraba, pero dejó de hacerlo unos segundos después, sin opciones de hacer nada por su vida. Al dar la vuelta al cuerpo, se dieron cuenta de la magnitud del golpe. "Lo vi y ni siquiera pude reconocer que era Don Paco", confesó un trabajador de las viviendas de la zona que, a pesar de haberle visto tendido en el suelo, no se enteró de quién era el fallecido hasta que se encontró a su esposa.

La Policía Nacional abrió una investigación para tratar de esclarecer las causas del deceso. Aunque algunos apuntan a que podría tratarse de un tropezón, el pasado clínico del fallecido, con algún que otro episodio cardíaco en su historial, y el hecho de que no sacara las manos de los bolsillos hizo pensar también en algún tipo de indisposición que, no obstante, deberán confirmar los forenses.

Francisco Martín Angulo, en una imagen de archivo. | LNE

La noticia causó una gran conmoción en la ciudad, especialmente a partir de primera hora de la tarde cuando muchos descubrieron la identidad de la víctima. Francisco Martín Angulo era una persona muy conocida en Oviedo. Nacido en la localidad burgalesa de Medina de Pomar en 1938, era doctor en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid. Se trasladó a vivir a Asturias en 1970 y echando raíces en Oviedo, donde trabajó como director social de Hunosa. Casado con Ana Bernardo, compañera en la hullera pública, compartió con ella también ideales socialistas.

Martín Angulo escribió en 1976 un libro titulado "¡Las Huelgas!", con prólogo del que fuera Alcalde de Madrid y su referente político en el Partido Socialista Popular (PSP), Enrique Tierno Galván. Muy próximo ideológicamente al expresidente Pedro de Silva, Angulo resultó elegido concejal en 1979 tras acompañar en la candidatura municipal al todavía hoy portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Wenceslao López. "Era bromista, alegre, muy responsable y de principios fuertes", declara el exalcalde de Oviedo durante el gobierno tripartito del pasado mandato, recordando que Angulo fue el encargado de las áreas de personal y cultura durante el tiempo en que ambos coincidieron. "Entonces, la política era un complemento a nuestros trabajos por el que no cobrábamos ni dietas", rememora López.

Dejó la primera línea tras la victoria de Antonio Masip en las primarias socialistas para las municipales de 1983, en las que el PSOE se hizo con el poder en Oviedo. "Era un gran tipo, quise ficharle para mi lista, pero como habían perdido las primarias declinó la invitación. Para mí era de los concejales más válidos del primer mandato municipal", recuerda el propio Masip.

Una vez retirado de Hunosa, se volcó en la vida familiar con su mujer y los tres hijos de ambos, así como en la literatura, pues después de dejar atrás su vida laboral en la hullera publicó varios libros, entre ellos "La lucha mozárabe contra el Islam", una obra que presentó en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA en 2015, en compañía del médico Alfonso Rodríguez Fidalgo.

Compartir el artículo

stats