Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La transformación de la entrada a Oviedo por la "Y" echa andar con la obra de la plaza de la Cruz Roja

Varias empresas se interesan por la licitación del contrato de 12,8 milllones que incluye la construcción del "tobogán" peatonal del Rancho

El cartel anunciador de las obras de la glorieta de la Cruz Roja, ayer, ya instalado. | LNE

Dos grandes cartelones informativos, un par de operarios realizando preparativos y una señal advirtiendo del desembarco de las casetas de obra para este jueves dan el pistoletazo de salida para la transformación de la entrada a Oviedo desde la "Y". La primera fase del ambicioso proyecto municipal, cofinanciado con fondos EDUSI, consistente en la reforma integral de la plaza de la Cruz Roja, es ya una realidad. Lo más visible llegará a partir del 12 de diciembre y tendrá continuación en un segundo proyecto presupuestado en 12,8 millones de euros, cuyo proceso de licitación ha despertado el interés de varias empresas que tenían hasta la medianoche de este miércoles para formalizar sus ofertas.

El contrato de 4,4 millones de euros con la empresa Ogensa para convertir la actual rotonda circular en una especie de circuito ovalado, con un mirador hacia Santullano y zonas verdes en su interior, ha sido ya firmado hace unos días y de ahí la presencia de varios operarios con chalecos de la adjudicataria realizando labores de preparación para las obras en las inmediaciones de la rotonda.

Los dos grandes cartelones en la calle Amparo Pedregal llamaron a lo largo de día la atención de numerosos vecinos. "Parece que de esta va a hacerse algo sí o sí", reflexionaba en voz alta Joaquín Pedrero, residente de la zona del Milán, muy cerca de allí, al que el concepto de ver convertida la rotonda en una especie de oasis natural le genera curiosidad. "La idea no parece mala, a ver luego cómo queda", añade este ovetense.

A estos trabajos, con ocho meses previstos de ejecución, se sumarán próximamente los de una segunda fase que prevé conectar las inmediaciones del Palacio de los Deportes con Guillén Lafuerza a través de una amplia senda para pasear y practicar deporte rematada por el ya famoso "tobogán" peatonal, a través del cual se podrá pasar un lado a otro de Guillén Lafuerza pasando sobre la "Y". "Todo lo que sea evitar rodeos será positivo", indicó la vecina del Rancho Pilar González, convencida de las consecuencias positivas de estos trabajos. El actual plan sustituye al proyecto que trató de impulsar el anterior gobierno, el llamado "Bosque y Valle", que la coalición PP-Cs frenó al acceder al gobierno.

De momento, la segunda fase de estas obras de remodelación integral de una de las principales entradas a la ciudad, se encuentra inmersa en un proceso de licitación cuyo plazo para presentar ofertas finalizó en la medianoche de este miércoles.

A primera hora de la tarde, ya se había formalizado la oferta de una empresa, lo que descarta que el contrato se quedara desierto. De todos modos, desde la concejalía de Urbanismo, dirigida por Nacho Cuesta, se daba por hecho que antes del cierre del plazo llegarían más pujas. "Lo habitual es que muchas empresas apuren el tiempo para presentar la mejor propuesta posible para un contrato de este calado", señalan.

La tercera pata del plan del gobierno de Alfredo Canteli para Santullano es la construcción de una nueva rotonda para distribuir el tráfico en las inmediaciones del Palacio de los Deportes. El proyecto para esta última fase de los trabajos ya ha sido recibido por el Ayuntamiento, que espera poder aprobar próximamente los pliegos para sacar a licitación la contratación de las obras.

Desde el equipo de gobierno municipal están tratando de aligerar al máximo la tramitación de estos tres proyectos, así como la remodelación del Palacio de los Deportes, la mayor inversión municipal en más de dos décadas, que ya ha salido a concurso por un presupuesto máximo de 20,14 millones de euros. La finalidad de esta diligencia es que todas las obras puedan estar terminadas antes del 31 de diciembre, plazo máximo para justificar los 10,3 millones de euros de fondos EDUSI concedidos por Bruselas en 2017 a Oviedo para financiar proyectos orientados lograr una movilidad más sostenible.

Compartir el artículo

stats