Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Once empresas compiten por hacer de la "Y" una calle más y levantar "el tobogán"

El cierre de ofertas para la segunda fase de remodelación de la entrada por Santullano coincide con el inicio de las obras en la Cruz Roja

Mientras los primeros carteles y las casetas de obras empiezan a levantarse en las inmediaciones de la glorieta de la Cruz Roja, donde las obras para convertirla en una nueva gran plaza peatonal arrancarán de forma definitiva el 12 de diciembre, la segunda fase del proyecto de la reordenación de la entrada a Oviedo cerró ayer la recepción de ofertas con una cifra muy buena, según valoró el Ayuntamiento. Si para la Cruz Roja ocho fueron las firmas que pujaron para hacerse con la obra, esta vez han sido once las empresas y las UTE que han acudido al proceso de licitación.

Todas ellas optan a un contrato que parte de un presupuesto estimado de 12,78 millones de euros, IVA incluido, y que tendrán que ejecutar en un plazo de ocho meses. Dentro de las actuaciones en que se ha dividido el rediseño urbano de la entrada a la ciudad, esta pieza será, al menos sobre el dinero que marca la licitación, la segunda más cara, solo superada por los trabajos de reforma del Palacio de los Deportes, que parte de los 20,14 millones.

En este caso las obras tienen una parte más "sencilla", consistente en pacificar el tráfico y el aspecto de ese tramo urbano de la "Y" por el que ya existe la obligación de circular a 50 kilómetros por hora pero cuya fisonomía sigue siendo la de una autopista. En esa parte del proyecto se exige la construcción de aceras y de carriles bici y peatonales, conexión con las calles de El Rancho (ahora separadas por rejas de la carretera), adecuación de nuevos accesos para el cuartel de la Guardia Civil y nuevos carriles. La parte "difícil", y la que se llevará la mayor parte del presupuesto, es la ejecución de una pasarela peatonal que, al final del ámbito, conectará la margen derecha de este tramo de autopista (en sentido salida), con el otro lado. El diseño de ese elemento, que se pretende que se convierta un "hito" que marque la entrada a la ciudad, ha sido diseñado por una UTE vinculada al estudio del ingeniero Javier Manterola, y ha sido bautizado popularmente como "el tobogán", por su ligera pendiente y su diseño curvo. En realidad se trata de una pasarela atirantada anclada a un gran mástil que crea la ilusión de que el nuevo itinerario que conectará Ventanielles con Teatinos "flota" por encima del bulevar.

A la tarea de ejecutar todos esos trabajos de rediseño urbano y levantar el "tobogán" se han presentado las empresas ASCH Infraestructuras y Servicios; Construcciones Rubau junto a Aquaterra y Bienes y Obras del Principado; Contratas Vilor con Martín Holgado Obra Civil y Citanias Obras y Servicios; Copcisa; Dragados-CGS; FCC y Alvargonzález; Ferrovial; Lantiania y Sardalla; Seranco y Cycasa; Tableros y Puentes con Viales y, finalmente, Obras Públicas y Vías y Construcciones.

El primer teniente de alcalde y concejal de Infraestructuras, Nacho Cuesta, se felicitó del elevado número de empresas que optan al segundo gran contrato del lote que tiene financiación europea de fondos Edusi: "La remodelación de Santullano pisa el acelerador", declaró, "con un proyecto integral que va a transformar por completo la fisonomía de la puerta de entrada a Oviedo. Tenemos que celebrar, además, que estemos consiguiendo suscitar el interés de numerosas empresas hacia estos proyectos, una sana competencia que enriquece esta actuación y atrae actividad a nuestra ciudad".

Para Cuesta, con la elección de una de las once empresas que concurren al proyecto de nuevo Parque Lineal el equipo de Gobierno "hará realidad muy pronto la ansiada reordenación de esos espacios, desde el Palacio de los Deportes, hasta Ventanielles y El Rancho".

"Es una deuda histórica con esos barrios", insistió Nacho Cuesta, "con la que vamos a mejorar los accesos y a regular el tráfico, a ganar miles de metros cuadrados para la movilidad peatonal, a incorporar a la fisonomía de Oviedo una singular obra de ingeniería como será la nueva pasarela peatonal y a sumar espacios para el ocio y el esparcimiento con nuevas áreas verdes para todos los vecinos".

Con la ejecución de la nueva plaza de la Cruz Roja en marcha y el cierre de recepción de ofertas para las obras del Palacio de los Deportes y, ahora, para el Parque Lineal, solo queda el proyecto para ejecutar una nueva glorieta que suponga la demolición del viaducto de Ángel Cañedo para que todos los planes vinculados a los Edusi, y que tienen que estar ejecutados a finales del año que viene, estén ya en marcha.

Compartir el artículo

stats