La Fiscalía del Principado de Asturias solicitó al Juzgado de Instrucción n.º 1 de Oviedo el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza de un detenido por acudir el pasado día 3 al domicilio de su expareja, a pesar de tener en vigor una orden de prohibición de aproximación y comunicación, y propinarle una bofetada. El Ministerio Fiscal solicitó su ingreso en prisión provisional, acordada por el Juzgado -que puso al detenido a disposición del Juzgado de Violencia sobre la Mujer n.º 1 de Oviedo-, como presunto responsable de un delito de quebrantamiento de condena y de un delito de lesiones.

La Fiscalía interesó la medida al considerar que existe riesgo de reiteración delictiva -ha sido condenado por acoso y amenazas y tiene incoado otro procedimiento por violencia en otro juzgado asturiano, frente a otra víctima diferente-, riesgo de que atente contra los bienes jurídicos de la víctima (en el caso de que hubiera sido puesto en libertad podría haber intentado atentar contra ella nuevamente) y dada la gravedad de los hechos, ya que el detenido no solo se saltó presuntamente la distancia a la que tenía prohibida acercarse a la mujer, sino que acudió a su domicilio, en el municipio de Oviedo, y la agredió, presuntamente. Además, el Ministerio Fiscal considera que existen pruebas sólidas contra él, ya que la víctima, cuando ocurrieron los hechos, se encontraba acompañada de otra persona, que los presenció y avisó a la Policía, y los agentes que acudieron a la vivienda observaron la mejilla enrojecida de la mujer.