Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casi el 90% de las empresas de Oviedo se dedican ya al sector de los servicios

La mayoría de las ofertas de trabajo en el concejo buscan empleados en la hostelería, como camareros y cocineros, además de en la construcción

Un repartidor por las calles de Oviedo. MIKI LÓPEZ

Casi el 90% de las empresas asentadas en Oviedo se dedican al heterogéneo sector de los servicios, en el que tienen cobijo actividades tan diversas y diferentes entre sí como la hostelería o la informática. Lógicamente, son estas compañías –junto a las de la construcción– las que están tirando del carro de la contratación en el municipio. Las empresas buscan camareros, cocineros, peones o encofradores. Pero volviendo a la demografía, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en el concejo carbayón hay 15.912 compañías en activo; la inmensa mayoría de ellas (13.948) tienen su negocio en los servicios. El resto de los sectores ha ido perdiendo peso entre la población empresarial de la capital.

El análisis de los datos lo completa, el presidente del colegio de graduados sociales, Marcos Óscar Martínez. "Oviedo sigue una tendencia muy parecida a la del resto de la región, cae la construcción, cae la industria y sube la actividad de los servicios", señala. Dentro de ese variado sector, el del comercio, transporte y hostelería es el más nutrido en la capital asturiana con 5.048 empresas. La última, la hostelera, es una actividad que gracias al despegue turístico del municipio cotiza al alza. También destacan en esta fotografía de la demografía empresarial aquellas empresas que se cobijan bajo el epígrafe de "actividades profesionales y técnicas" y que se corresponden con asesorías, consultorías, estudios de arquitectura e ingeniería. Las estadísticas apuntan a que hay otras 1.837 empresas que se dedican a la educación, la sanidad y los servicios sociales en Oviedo. Se trata de otra actividad que está creciendo con cierta intensidad y que, de hecho, los agentes inmobiliarios sostienen que está dinamizando el negocio de los locales comerciales en el centro de la ciudad. Todas cobijadas bajo el paraguas de los servicios.

Explica Martínez que la evolución del número de empresas ha seguido una trayectoria similar a un diente de sierra durante estos últimos años. "En la serie histórica se ve que el año en el que más empresas hubo en Oviedo fue en 2012; luego la cifra va cayendo hasta 2017; sin embargo, en 2018 crece mucho; para volver a retroceder en desde 2019 a 2022", explica. De hecho, el número de compañías acaba de bajar de la barrera de las 16.000, lo que no es un dato positivo, recalca el presidente del colegio de graduados sociales.

Aunque apunta: "Si la apuesta es por hacer crecer el sector servicios, donde el turismo y el ocio van al alza y el municipio consigue ser un polo biosanitario se podría cubrir el vacío que va dejando la industria y la construcción". Dos sectores que no solo van a la baja en la capital asturiana, también están en declive en el conjunto del Principado. Martínez ve complicado que Oviedo pueda convertirse en un polo tecnológico, aunque con algún que otro matiz. La ciudad no es aún una plaza atractiva para este tipo de empresas debido a la proximidad del parque tecnológico de Llanera y el de Gijón, que tienen un enorme poder de atracción. La puntualización es, según Martínez, que "si se liga al sector con la Universidad y se aprovecha para impulsar El Cristo, posiblemente si se pueda hacer una apuesta de futuro por el sector tecnológico".

Mientras que Oviedo va dando pasos cada vez más decididos para ser una ciudad orientada hacia los servicios, el paro en el concejo va bajando hasta unos niveles casi inéditos. A cierre de noviembre había 1.500 ovetenses menos en las listas de desempleo que antes de la crisis del coronavirus y 8.000 menos que hace diez años. ¿Cuáles son ahora mismo los puestos más demandados por las compañías ovetenses? La lista de trabajos más solicitados puede consultarse en la página web del Servicio Público de Empleo y destacan muy por encima del resto trabajos del sector hostelero –hay una amplia demanda de camareros, cocineros o ayudantes de cocina–; y, paradójicamente, del constructor, que también está creciendo con cierta intensidad en la capital. Hay demanda de peones, operadores de retroexcavadoras, encofradores, electricistas o arquitectos. También hay demanda para cubrir huecos en el comercio, debido muy seguramente a las fechas navideñas, que exigen a muchos establecimientos un refuerzo temporal de sus plantillas para atender a la creciente demanda.

Compartir el artículo

stats