Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Habla el joven apuñalado en la pelea por celos del HUCA: "Fueron dos minutos: unos puñetazos, un pinchazo y ya está"

"Supuestamente llevo saliendo nueve años con ella, pero tenía una doble vida", cuenta quien fue a ver a su novia herida en un accidente de Oviedo y se encontró allí con otro hombre que también dice ser su pareja: "Le puse la cara como un pan"

El relato de la pelea por celos en el HUCA que acabó con el apuñalamiento

El apuñalamiento ocurrido este jueves en una sala de espera del HUCA tuvo como trasfondo una historia de celos. Tanto el supuesto autor de la puñalada como su víctima se presentaron por separado en el hospital para acompañar a la mujer de 34 años gravemente herida en el aparatoso accidente del jueves en la Ronda Sur, pero una vez allí descubrieron que ambos tenían una relación con la chica y se enzarzaron en una brutal pelea. "Supuestamente llevo 9 años con ella", indicó a LA NUEVA ESPAÑA L. A. O., el hombre acuchillado a la salida del juzgado, tras quedar en libertad con cargos por un delito de lesiones, pues antes de ser herido por el arma blanca propinó varios golpes al otro detenido. "Le puse la cara como un pan", explicó a la puerta del palacio de justicia de Llamaquique, de donde más tarde saldría el presunto apuñalador, C. M. Q., para el que la Fiscalía pide una condena de 4 años de cárcel. 

Todo sucedió a las dos de la tarde del jueves. "Una amiga, que además es amiga de ella, me dijo que mi novia había tenido un accidente y estaba con su novio en el HUCA. Yo estaba en Gijón y algo no me cuadró", relató. Cuenta L. A. O. que inmediatamente se trasladó al complejo hospitalario de La Cadellada, donde se encontró con que otro varón se había presentado en la sala de espera como pareja de la joven, que este viernes todavía se encontraba en la UCI. "Al parecer ella tenía doble vida y le puse la cara como un pan al tío", afirma L. A. O., al que le tuvieron que poner dos puntos por la cuchillada en un costado y se enfrenta al pago de una multa de 5.400 euros por un delito de lesiones.

El supuesto autor de la cuchillada, por su parte, se negó a hablar cuando salió de los juzgados con un ojo morado, una mano escayolada y la sudadera con restos de sangre. "Estoy yo ahora como, para encima, hablar de esto", se limitó a decir, visiblemente disgustado tras conocer que el fiscal le pedía 4 años de prisión, además de 5.400 euros y de establecer una orden de alejamiento mutua para ambos hasta la celebración de un juicio rápido que tendrá lugar próximamente en el juzgado de lo penal número 4 de Oviedo. 

Ninguno de los dos protagonistas quiso declarar en el juzgado de guardia por recomendación de sus abogados, ambos de oficio, los cuales prefieren guardar silencio al encontrarse el caso en una fase todavía muy prematura. Fuera de micros, los dos implicados afirman ser novios de la mujer que se encuentra en el hospital recuperándose de graves golpes en la cabeza y el abdomen. El apuñalado, vecino de Gijón, dice mantener una relación con ella desde hace casi una década, mientras que el acusado para el que piden prisión, vecino de Soto de Ribera, asegura llevar saliendo con ella dos años.

Las versiones coinciden en que ambos no se conocían previamente de nada. "Fueron dos minutos: unos puñetazos, un pinchazo y ya está", rememora el apuñalado, quien asegura haberse visto superado por la situación cuando llegó al recinto sanitario. "Yo no soy un elemento, soy un chico normal al que le ha dado un vuelco la vida", se defendió al verse acusado de un delito de lesiones. Su abogado resalta que no cuenta con ningún antecedente penal, a diferencia del acusado de agredir con arma blanca, que en la actualidad cuenta con una condena de prisión en suspensión. 

Los dos implicados entraron en las dependencias judiciales esposados y escoltados por agentes de la Policía Nacional al mediodía y abandonaron el edificio en torno a las tres de la tarde, ya en libertad con cargos y con la obligación de respetar la orden de alejamiento mutua. 

En lo que respecta al entorno de la mujer herida, quiso desmarcarse del follón formado en torno a la sala de espera. "De eso no queremos saber absolutamente nada", indicaron fuentes de la familia, que al final de la mañana del viernes se desplazaron al HUCA para visitar a la paciente. 

La conductora accidentada se encuentra «grave, pero estable», asegura la familia

M. M. A., la mujer de 34 años que resultó herida muy grave a consecuencia del aparatoso accidente de la mañana del jueves en el enlace entre la ronda exterior y la rotonda de Fozaneldi de Oviedo, se encuentra «estable dentro de la gravedad», según informaron ayer a este diario personas de su entorno. La joven permanece aún en la UCI, entubada y tratando de recuperarse de las lesiones provocadas por el impacto que sufrió tras saltar la mediana cuando circulaba en dirección a Oviedo e impactar con otro coche que se dirigía hacia la autopista. 

Los bomberos tuvieron que excarcelar a la mujer, a la cual encontraron «en estado de shock» tras arrancarla del amasijo de hierros formado en torno a la puerta del conductor del vehículo. Aunque en un primer momento no se apreciaban daños externos, las pruebas médicas determinaron que la chica había sufrido importantes daños internos a causa de los fuertes golpes recibidos en la cabeza y el abdomen. 

Una vez en el HUCA, la herida fue ingresada en la UCI, donde solo puede recibir visitas restringidas de sus familiares, que respiraron aliviados tras conocer que el pronóstico es menos malo de lo pensando en algunos momentos. «En principio está fuera de peligro, aunque hay que ser cautelosos», señalan desde su círculo familiar, que admite haber recibido un gran susto en la mañana del jueves. 

Compartir el artículo

stats