Los asistentes al concierto de anoche de la Sociedad Filarmónica de Oviedo disfrutaron de una velada tan estimulante como inesperada. El Quinteto Sander, que protagonizaba la velada, sufrió a última hora dos bajas que les obligó a cambiar el plantel. Así, a los anunciados Amanda Ochoa (violín), Jorge Almansa (viola) y Aylin Pía (piano) se unieron Ricardo Soto (al contrabajo) y Rafa Martínez (cello). Y del programa saló Hummel para hacer sitio a la "Sinfonía concertante en mi bemol mayor" de Mozart, manteniendo para la segunda parte "La trucha" de Schubert. El público, más nutrido de lo habitual, respondió con entusiasmo a un concierto que fue a más, informa Alicia Pajón. En la imagen, el quinteto, durante el concierto del Filarmónica.