El "premio" para docentes por dar clases en barracones, pendiente desde julio

Malestar por el retraso de ocho meses que acumula Educación para incluir el IES de La Corredoria en la lista de centros de difícil desempeño

Un aula vacía.

Un aula vacía. / OSCAR DEL POZO

M. G. S.

Ocho meses después de que la Consejería de Educación acordase con los sindicatos premiar con más puntos a los profesores que diesen clases en centros con barracones, como el Instituto de La Corredoria, la bonificación sigue sin llegar. El motivo: la pesada burocracia. La medida, que también beneficiaba al IES Rey Pelayo de Cangas de Onís y a otros colegios –a determinar– con población escolar vulnerable, fue aprobada el pasado julio; sin embargo, aún continúa en trámite. Según fuentes de la Consejería de Lydia Espina, la modificación del acuerdo sobre puestos de especial dificultad de 2016 "lleva asociada la apertura de un expediente por parte del Consejo de Gobierno que, por cuestiones técnicas, aún no se ha finalizado".

Los docentes están indignados con el retraso. "Nos vendieron en junio, a la hora de dar las vacantes de interinos, que centros como el IES de La Corredoria iban a ser de difícil desempeño y ahora que llega el momento de dar las plazas de estabilización, no figuran", se quejan. En realidad, no se eliminan, pues la Consejería ya ha explicado a los sindicatos y ha incluido, a través de Educastur, en la propia relación de centros y puestos de especial dificultad que los nuevos centros se incorporarán "tan pronto como sea aprobado el expediente y publicado el acuerdo de modificación en el BOPA". No obstante, se desconoce la fecha.

El sindicato CC OO se une a las quejas. "Para nosotros, que fuimos quienes defendimos la propuesta y quienes conseguimos que se incorporasen estos centros y también otros de entornos socioculturales desfavorecidos, es una mala noticia y creemos que la Consejería debería dar explicaciones. Qué fue lo que pasó, quién se olvidó de tramitar ese expediente o qué ocurrió para que ocho meses después de la aprobación de la medida todavía no se haya cumplido", protesta su secretario general de enseñanza, Borja Llorente. CC OO denuncia, asimismo, "el agravio comparativo que supone para los profesores de estos centros que no se haya aprobado el nombramiento de difícil desempeño porque les obliga a competir con menos puntos para el concurso de traslados o, si no se acaba antes de la oposición, tendrán menos puntos para la lista de interinos del curso que viene".

La entrada de los institutos de La Corredoria y Rey Pelayo de Cangas de Onís, entre otros, en la categoría de "difícil desempeño" suponía que tanto el personal interino que está en lista como el funcionariado de carrera que opte a un concurso de traslados recibiesen más puntuación. El objetivo final era "afianzar las plantillas docentes". Y, de hecho, eso esperaba el director de La Corredoria, Francisco de Asís Fernández, cuando se dio a conocer la noticia: estaba convencido de que la medida pondría freno a la elevadísima rotación de personal que tiene el centro.

La Consejería también incluía en la nueva categoría otros centros con alumnado vulnerable atendiendo a seis indicadores: el porcentaje de repetición, el alumnado con necesidades educativas especiales, las becas para libros de texto, el absentismo, la tasa de progenitores cuyos estudios no superan la ESO y el desempleo o el empleo de escasa cualificación en el núcleo familiar. Quedarían enmarcados en la nueva clasificación aquellos que alcanzasen un percentil 70 en todos los parámetros. La promesa de Educación es que la medida se aplicará a partir del próximo curso y que el listado de beneficiarios se actualizará anualmente. En el provisional, publicado el 17 de octubre, figuran 76 centros.

Suscríbete para seguir leyendo