La escuela infantil María Balbín, en Otero, celebra sus veinte años

Canteli pide al Principado que asuma la gestión de estos equipamientos

Alumnos de la escuela, con sus padres detrás, durante el homenaje. | Luisma Murias

Alumnos de la escuela, con sus padres detrás, durante el homenaje. | Luisma Murias / F. Torre

Franco Torre

Franco Torre

Con una interpretación de "Hay un amigo en mí", la popular canción de "Toy Story", interpretada por la exalumna Mía Seoane, comenzó ayer el acto, de celebración más que de homenaje, por los veinte años de la escuela infantil María Balbín, en Otero. "Interpreto esta canción porque aquí fue donde hice mis primeros amigos", explicaba Mía Seoane, remarcando su conexión con un centro que, como remarcaron ayer, fue el primero de estas características en abrir sus puertas en la capital.

Cumpleaños feliz de un centro infantil

Profesoras del centro, ayer, en la celebración. | Luisma Murias / F. Torre

En esta celebración participaron alumnos y exalumnos con sus padres, profesores y exprofesores, y también representantes del Ayuntamiento de Oviedo y de la Consejería de Educación del Principado. El alcalde, Alfredo Canteli, y la concejala de Educación, Lourdes García, encabezaron la representación municipal, mientras que la directora general de Planificación e Infraestructuras Educativas, María Elena Arango, acudió por parte del Principado.

Aunque fue un acto de celebración, también hubo cabida para la reivindicación. Llegó por parte del alcalde de Oviedo, que durante su turno de intervenciones señaló que la gestión de las Escuelas Infantiles debería ser asumida por el Principado, remarcando además que estos centros "tienen que ser gratuitos". Una reivindicación que es compartida por muchos alcaldes asturianos y que alimenta un debate que está abierta. El presidente del Principado, Adrián Barbón, se comprometió dos meses atrás en que para septiembre de 2024 ningún niño pagará matrícula en estas escuelas, que formarán para esta próxima legislatura una red pública autonómica. Canteli, por otro lado, también reivindicó las actuaciones impulsadas en las escuelas infantiles ovetenses en estos cuatro años de mandato, y garantizó que el consistorio seguirá apoyándolas.

Más allá de estas cuestiones, la cordialidad y la emotividad marcaron todo el acto. Se proyectó un vídeo que sintetizaba la historia del colegio desde su inauguración en 2003, y que emocionó a los presentes. Después, otros antiguos alumnos siguieron la estela de Mía Seoane y mostraron su pericia con diversos instrumentos. El colofón a la animada celebración fue un pincheo, con el que la comunidad educativa celebró los veinte años, los primeros veinte, de la escuela.

Suscríbete para seguir leyendo