El ascenso desde el Tartiere, con luces, en acero galvanizado y en seis meses

El Ayuntamiento lanza ya, por 2,4 millones, las obras para construir las escaleras mecánicas al campo del Real Oviedo, que empezarán después del verano

Recreación infográfica del aspecto que tendrán las escaleras mecánicas de entrada y salida al Tartiere.

Recreación infográfica del aspecto que tendrán las escaleras mecánicas de entrada y salida al Tartiere.

Chus Neira

Chus Neira

El ascenso empieza en las escaleras. El Ayuntamiento de Oviedo ha querido aprovechar el rebufo del inicio de la fase de play-off para anunciar que ya cuenta con proyecto, memoria y reserva de gasto para lanzar de forma inmediata la contratación de las obras de las nuevas escaleras mecánicas que vendrán a mejorar la accesibilidad al Carlos Tartiere.

La obra, una promesa electoral pero también, recalca el concejal de Infraestructuras Nacho Cuesta, "un compromiso con la ciudad, con el club y de manera muy especial con los aficionados", podría estar lista para iniciar la fase de adjudicación dentro de tres o cuatro semanas y los trabajos arrancarían este mismo año, después del verano.

Recreación infográfica con la vista general de las escaleras

Recreación infográfica con la vista general de las escaleras / Reproducción LNE

La contratación de estas escaleras mecánicas saldrá con un precio de partida de 2,4 millones de euros y un plazo de ejecución de seis meses, de modo que podrían estar finalizadas en el segundo trimestre de 2025. Las escaleras, tal y como se había anunciado hace ya un año, discurrirán en paralelo a las escaleras que ahora parten desde el inicio de la calle Ricardo Vazquez Prada y trazan una "L" hasta llegar a la altura del campo. Para acoplar junto al paso peatonal el acceso mecánico, tendrá que ampliarse el ancho para encajar los dos túneles.

Las escaleras mecálicas se dispondrán en dos tramos e irán cubiertas por una estructura de acero galvanizado que contará, además, con un sistema de iluminación ornamental en algunos puntos que permitirá "bañar" con distintos colores las escaleras.

Aunque tanto en el primer tramo como en el segundo habrá dos escaleras, estas no serán necesariamente de subida y de bajada, pudiéndose programar las dos en cualquier dirección. De esta forma, explica Cuesta, lo lógico, y siempre según las necesidades de cada momento, sería que en los momentos previos al partido, en las horas de acceso al campo, los dos carriles se programaran en sentido descendente, y en el momento de abandonar el Tartiere, por contra, ambas serían vías ascendentes de evacuación.

Recreación infográfica del primer tramo de las escaleras mecánicas.

Recreación infográfica del primer tramo de las escaleras mecánicas. / Reproducción LNE

Según los datos técnicos de la memoria, cada una de estas escaleras tiene la capacidad de desplazar a 121 personas por minutos, 7.300 aficionados por hora que, si se ponen las dos escaleras a funcionar en el mismo sentido darían unas 14.600 almas en sesenta minutos.

Las escaleras mecánicas, una de las promesas electorales que Alfredo Canteli llevó en su programa, después de varios incidentes sufridos en esos escalones, son la consecuencia, señala Cuesta, "a la necesidad constatada de mejorar la accesibilidad, ampliando así la que ya está garantizada por la calle Ricardo Vázquez Prada".

Este nuevo equipamiento se utilizará, principalmente, los días de partido, y el Ayuntamiento estudiará si cierra el acceso a determinadas horas o determinados días. Cuesta confiesa que todavía no hay una decisión tomada al respecto, aunque el nuevo acceso dispondrá de esa posibilidad.

Al igual que otras obras previstas este año en el plan de inversiones, el Ayuntamiento ha consignado para gastar este año solo una pequeña parte del presupuesto total de la obra, lo que le permitirá arrancar ya los trabajos pero financiar la mayor parte el próximo año. Por partes, los cuatro capítulos de ejecución de las nuevas escaleras mecánicas incluyen, en primer lugar, los trabajos de adecuación de las escaleras existentes para que después puedan acoger las mecánicas, lo que obligará modificar los muros de contención y ejecutar los fosos. En la segunda parte se ampliará el ancho del paso peatonal existente, después se instalarán los equipos elevadores y, por último, se cubrirán los carriles con los pórticos de chapa galvanizada. Durante esos seis meses que dure la obra, las escaleras no se podrán utilizar, con lo que todos los accesos al estadio se tendrán que realizar a través de la calle Ricardo Vázquez Prada.

Recreación infográfica del acceso al primer tramo de las escaleras mecánicas del Tartiere.

Recreación infográfica del acceso al primer tramo de las escaleras mecánicas del Tartiere. / Reproducción LNE

Al tiempo que se lanza esta obra, el Ayuntamiento lanza ya la contratación del proyecto de reforma de toda la estructura del campo, un plan más ambicioso cuyo alcance podrán valorar cuando tengan el documento pero que calculan que podrá rondar los 5 millones de euros.