Canteli defiende la reforma del Fontán tal como la pensó: "Va a haber restaurantes sí o sí"

El regidor no se plantea eliminar la planta de hostelería como reclaman algunos vendedores, que decidirán el día 17 si autorizan el proyecto

Por la izquierda, en primera fila, Alfredo Canteli, Marta Suárez, Mario Arias, José Ramón Prado, José Ramón Pando, María Velasco, Daniel Tarrio y Rosario Suárez siguen la misa ante el monumento del Sagrado Corazón.

Por la izquierda, en primera fila, Alfredo Canteli, Marta Suárez, Mario Arias, José Ramón Prado, José Ramón Pando, María Velasco, Daniel Tarrio y Rosario Suárez siguen la misa ante el monumento del Sagrado Corazón. / David Cabo

A falta de una semana para que los comerciantes del Mercado del Fontán decidan si dan luz verde a la reforma que plantea el Ayuntamiento, el alcalde, Alfredo Canteli, se mantiene firme en su postura. El regidor, que asistió ayer a la Jira al Sagrado Corazón del Naranco, comentó que no va a haber modificaciones en el proyecto. "Si lo quieren así, se hará. Pero reformar algo para dejarlo como estaba antes no tendría sentido", explicó. Una parte de los vendedores protestó el pasado viernes por su traslado "sin garantías" al Campillín durante las obras. Canteli les respondió que la del Fontán es una de las actuaciones que modernizaría el casco antiguo junto a la de la Fábrica de Gas o la segunda fase de la ampliación del Bellas Artes y que oponerse a ella "sería hacerle daño a Oviedo".

La reforma tiene tres patas principales: mejorar la eficiencia energética; la rehabilitación de todas las estructuras y la incorporación de una serie de puestos de restauración en el piso superior del mercado. Una de las líneas rojas que el Alcalde ha marcado es esa planta de hostelería, que los comerciantes críticos definieron como "innecesaria". Aunque dice estar a su disposición para dialogar con todos ellos, su postura es clara: "Va a haber restaurantes sí o sí y no estamos inventando nada. Es algo que se está haciendo en todos los mercados. Creo que los que no lo apoyan están un poco ciegos porque tener hostelería allí incorporará clientela que consumirá los productos del mercado y se los llevará para casa".

Sobre estas líneas, la agrupación musical de los Estudiantes. A la izquierda, Pedro García Vera da su discurso en la eurcaristía. | D. Cabo

La agrupación musical de los Estudiantes / D. Cabo

Por otro lado, Canteli tiene dudas de quién está detrás de la negativa de algunos comerciantes. Si finalmente no se hace el proyecto, encargado al arquitecto sevillano Sergio Navarro, se devolverían a Europa los 2,4 millones procedentes de fondos "Next Generation". El Ayuntamiento, que iba a completar la inversión con 1,9 millones, solo haría algún tipo de saneamiento en el mercado si la mayoría de los comerciantes votase en contra. Los 33 vendedores que son socios del Fontán tendrán la última palabra y la situación ha generado discrepancias entre los puestos, que auguran una votación muy igualada.

"Los restaurantes traerían clientela que va a consumir en el mercado", recalca el Alcalde ante los críticos

Los descontentos se han organizado en torno a Isabel Álvarez, una asesora externa. En una reunión con ellos, el concejal de Planeamiento, Nacho Cuesta, explicó a los comerciantes, respecto al eventual rechazo que la junta extraordinaria podría dar carpetazo al proyecto que, de no hacerse, el Ayuntamiento no tendría problema en llevar la inversión a otra zona de Oviedo para resolver los problemas de otros colectivos. Respecto a la ubicación provisional en el Campillín, desde el consistorio aseguran que la plaza frente a los dominicos tiene el tamaño justo, sin desniveles y no genera problemas con otros colectivos, como podría haber sucedido si hubiesen decidido instalarlos en Daoiz y Velarde o en Trascorrales, como se valoró.

Canteli defiende la reforma del Fontán tal como la pensó: "Va a haber restaurantes sí o sí"

Pedro García Vera da su discurso en la eurcaristía. / D. Cabo

Devoción pasada por agua

La tradicional Jira al Sagrado Corazón tuvo a la lluvia como invitada. Pese a ello, decenas de fieles se congregaron en la explanada frente a la estatua. La misa estuvo presidida por Pedro García Vera, superior de los jesuitas en Asturias, que agradeció la presencia del Alcalde y de su esposa, Marta Suárez, y de buena parte de los concejales del gobierno del PP, además de Sonsoles Peralta, portavoz de Vox. "El Sagrado Corazón es un símbolo de la ciudad. Y la Jira, una tradición que debemos cuidar", señaló. Su discurso se centró en la conversión del mundo en "un lugar más fraterno", donde el amor sea protagonista y en escuchar al prójimo para que sea más fácil llegar a acuerdos.

La banda sonora la puso como de costumbre la agrupación musical de la Cofradía de los Estudiantes. A la cima del Naranco llegaron grupos de fieles en coche y en los autobuses fletados por el Ayuntamiento, aunque algún valiente llegó a pie. El Sagrado Corazón es punto de peregrinaje también para deportistas, como demostraba un grupo de ciclistas tras la misa: "Nos vamos con la bicicleta bendecida".

Suscríbete para seguir leyendo