Asturias, reina mundial del fitboxing: "Llevábamos siete años persiguiendo el sueño de ganar el torneo y por fin se ha hecho realidad"

Seis ovetenses ganan en Madrid la máxima competición del boxeo sin contacto y dedican los 10.000 euros del premio a la lucha contra la ELA

Por la izquierda, Pablo González, Javier Díaz, Verónica Ron, Javier García-Arango, Leticia Álvarez y Sara García, posando con el premio tras proclamarse campeones mundiales de fitboxing en la Caja Mágica de Madrid.

Por la izquierda, Pablo González, Javier Díaz, Verónica Ron, Javier García-Arango, Leticia Álvarez y Sara García, posando con el premio tras proclamarse campeones mundiales de fitboxing en la Caja Mágica de Madrid. / FWC

Sara García, Leticia Álvarez, Javier Díaz, Pablo González y Javier García-Arango son un grupo de amigos que se definen a sí mismos como "la familia" y acaban de protagonizar el que posiblemente sea el éxito de mayor repercusión internacional de este año en el Principado. Estos cinco ovetenses integrantes del equipo La Güestia, entrenados por la también carbayona de origen paraguayo Verónica Ron, se proclamaron el sábado campeones del mundo de fitboxing (boxeo sin contacto) ante una abarrotada Caja Mágica de Madrid, donde tras doce horas de intensa actividad obtuvieron la mayor puntuación entre los 64 finalistas llegados de siete países diferentes. Un éxito sin parangón para la región con un trasfondo solidario, pues los flamantes campeones decidieron destinar los 10.000 euros del premio a ELA Principado, una asociación dedicada a ayudar a los asturianos que padecen de esclerosis lateral amiotrófica.

El triunfo es compartido por todos los miembros del gimnasio Brooklyn, en la esquina de las calles Pedro Masaveu y González Besada de Oviedo. "Llevábamos siete años persiguiendo el sueño de ganar el torneo y por fin se ha hecho realidad", celebraba ayer Alejandra Martínez, directora del gimnasio, que, además de llevarse el primer premio, consiguió colar a cuatro equipos (conformados por cuatro miembros y un suplente) en la gran final de Madrid.

El camino no resultó nada sencillo. La carrera hacia el Mundial comenzó en los primeros compases del año con más de 500 competidores de España, Italia, Alemania, Francia, Portugal y Argentina en liza. Los buenos resultados cosechados dieron a los cuatro equipos ovetenses y uno gijonés el pasaporte para la prueba final, que convirtió la Caja Mágica de Madrid en una auténtica fiesta, con doce horas de pruebas, amenizadas por espectáculos de luz y música.

Los jueces consideraron que la suma de los puntos obtenidos por los carbayones en las pruebas de golpeo de saco, de técnica en equipo y de precisión de lanzamiento de puñetazos acompasados en un determinado tiempo fueron merecedoras de una corona mundial que está avalada y reconocida por el Consejo Mundial de Boxeo (WBC), una de las cuatro principales asociaciones organizadoras de combates profesionales de esta especialidad deportiva.

Por la izquierda, Pablo González, Javier Díaz, Verónica Ron, Javier García-Arango, Leticia Álvarez y Sara García, posando con el premio tras proclamarse campeones mundiales de fitboxing en la Caja Mágica de Madrid. | FWC

Una de las pruebas de la fase final, el pasado sábado, en Madrid. / FWC

La Güestia tuvo como rival en la gran final a los madrileños Oli’s Punchers, consiguiendo congregar a más de 2.000 espectadores durante la prueba definitiva, aunque en algunos momentos de la fase final se llegó a congregar el doble de público. Cuando se anunció su triunfo, los seis integrantes del equipo (deportistas más entrenadora) vivieron un estallido de júbilo. "Es especial que hayamos ganado en una edición con récord de participación", indicaron.

La elección del destino del premio fue sencilla. Paula Corteguera, otra ovetense compañera del gimnasio, está casada con Pelayo García, aquejado de ELA. "Es una enfermedad cruel que nos toca muy de cerca y consideramos justo donar el dinero a una organización que emplea todos sus esfuerzos en ayudar a personas con este problema", explicó Alejandra Martínez, confiada en que este triunfo y esta muestra solidaria supongan un nuevo impulso para un deporte al alza.

El gesto solidario fue acogido con los brazos abiertos por el colectivo ELA Principado. "Están muy contentos, nos han llamado para dar las gracias, no solo por la aportación de nuestro granito de arena económico, sino por la visibilización de su actividad que supone esta dedicatoria", subraya Alejandra Martínez.

Los campeones ya piensan en la defensa del título el próximo año. Si bien hasta ahora todos los campeones del mundo habían sido españoles, se trata de la primera ocasión en la que el título es conseguido por asturianos. Según los organizadores del Mundial, se trata de un deporte practicado por unas 60.000 personas en España y cuya afición se va extendiendo poco a poco por el resto del planeta. Tanto, que para próximas ediciones se espera la incorporación de equipos de México o Brasil.

Más allá de los títulos, los amantes de la especialidad hacen un llamamiento generalizado a probar un deporte ideal para ejercitar todo el cuerpo y ganar en salud. "Es divertido y, sobre todo, muy sano". Palabra de los asturianos situados en la cima mundial del boxeo sin contacto.

Suscríbete para seguir leyendo