Huertos que prenden en las escuelas

Alumnos y profesores de centros que forman parte de la red de cultivos, con 126 integrantes, comparten sus proyectos

Sobre estas líneas, Alba Fernández, Catalina Cueto, Olaya Vega, Mateo Donoso y Vicente Vázquez, del colegio Nazaret. A la izquierda, Ángel García, durante la charla sobre los huertos escolares.

Sobre estas líneas, Alba Fernández, Catalina Cueto, Olaya Vega, Mateo Donoso y Vicente Vázquez, del colegio Nazaret. A la izquierda, Ángel García, durante la charla sobre los huertos escolares.

El colegio Nazaret de Oviedo puso en marcha este curso una cooperativa agrícola escolar a partir del huerto instalado en su patio. En el centro San José de Calasanz de Posada de Llanera, los alumnos fueron los encargados de medir en los terrenos y las familias ayudaron a instalar los bancales. Son dos de las experiencias que escolares y profesores compartieron ayer en las jornadas de producción ecológica organizadas en Soto de Ribera.

Huertos que prenden en las escuelas

Huertos que prenden en las escuelas / E. Peláez

Ambas fueron desarrolladas dentro de la red de huertos escolares del COPAE (Consejo de la Producción Agraria Ecológica de Asturias), que cuenta con Caja Rural de Asturias y Campoastur como socios este año. La iniciativa surgió hace quince años y alcanza ahora los 126 centros de la región, llegando a más de 6.000 alumnos, con el objetivo de divulgar el conocimiento de la agricultura ecológica en los colegios. Esta es, aseguró Vicente Vázquez, coordinador del proyecto en el colegio Nazaret, "una experiencia positiva y enriquecedora con la que llevamos dos años". "Hacemos análisis para saber a qué precio tenemos que vender los productos", apuntaron Mateo Donoso y Catalina Cueto, alumnos del centro, que acudieron junto a Olaya Vega y Alba Fernández a explicar su proyecto.

Los hermanos Carmela y Tristán Pérez, y Agustina Gil, su profesora, hablaron del "proyecto interdisciplinar" puesto marcha en su colegio, en Posada de Llanera. Los alumnos, indicó la docente, "están encantados". Los 220 estudiantes del centro se encargan del huerto escolar. "Vendemos los productos a las familias. Tenemos acelgas, repollos, lechugas, fresas, calabazas, patatas...", indicaron los escolares.

Ángel García, responsable de la empresa que está al cargo de la formación a los colegios, resaltó la importancia del huerto escolar "como recurso educativo, terapéutico y de ocio saludable". "Se convierte en un dinamizador de los patios", aseguró.

Suscríbete para seguir leyendo